El gobernador del estado, Jaime Rodríguez Calderón indicó que la policía es para otros temas, sin embargo no dudarán en hacer uso de la misma con los desobedientes. Foto: Especial
El gobernador del estado, Jaime Rodríguez Calderón indicó que la policía es para otros temas, sin embargo no dudarán en hacer uso de la misma con los desobedientes

Monterrey, Nuevo León.- En Nuevo León, el gobierno estatal no dudará en hacer uso de la fuerza pública con los “caprichudos” que no atiendan la recomendación de permanecer en sus casas ante la emergencia sanitaria por el COVID-19.

El gobernador del estado, Jaime Rodríguez Calderón indicó que la policía es para otros temas, sin embargo no dudarán en hacer uso de la misma con los desobedientes.

“Vamos a asumir la responsabilidad de cuidarnos y si para cuidarlos los tenemos que meter a fuerza a su casa, lo haremos”, señaló.

Apuntó que más vale que la gente se vaya a su casa por las buenas.

“No esperen a que la fuerza pública sea utilizada; la necesitamos para otras cosas no para estar llevando a caprichudos a sus casa”, indicó.

Compartió que en recorridos ha visto mucho limpia vidrios y limpia carros que andan en los cruceros.

Sentenció que esa gente no tiene que andar en la calle y si tienen necesidad se les va a ayudar con los programas que tiene el gobierno.

Compartió que el miércoles tiene reunión virtual con los alcaldes y hablaran de homologar acciones y del endurecimiento de medidas de prevención.

“Vamos a tratar de homologar acciones. Si tienen que salir a comprar, a surtirse de su alimento, de su medicamento lo pueden hacer guardando su distancia, la protección necesaria”, dijo.

Comentó que a estas alturas les ha tocado que han detectado fiestas con gran cantidad de personas.

“Pescamos una pachanga en un depósito”,  confió.

Añadió que también es un riesgo reunirse en restaurantes o quintas con la familia pensando que no pasada nada.

Aracely Chantaka

Columna: Merodeando