El Universal
La litigante regiomontana se había salvado de cuatro ataques, en dos de ellos fue lesionada, uno en la ciudad de México y otro en Monterrey
La controvertida abogada regiomontana Silvia Raquenel Villanueva había sido blanco de numerosos atentados que este domingo 9 de agosto cumplieron su objetivo, asesinarla.

El primer intento de asesinato se registró en abril de 1988, cuando una bomba de fabricación casera semidestruyó su despacho, sin embargo, no se encontraba en el lugar la litigante.

En mayo de 1998 otro bombazo casero semidestruyó las oficinas de la abogada sin que resultaran personas lesionadas; sin embargo, no se logró identificar a los responsables de la agresión.

En marzo de 1999 la abogada fue agredida en un hotel de la ciudad de Méxcio cuando se encontraba acompañada por Cuauhtémoc Herrera Suástegui, un ex funcionario de la Procuraduría General de la República.

En septiembre de 2000 sufrió otro ataque en su despacho en Monterrey, que la llevo al hospital donde fue intervenida quirúrgicamente.

Hasta noviembre de 2001 la litigante había sorteado cuatro ataques, este domingo fue ejecutada en una plaza comercial en Monterrey por tres sujetos que huyeron.