Antonio Martín Guirado/EFE
"Nací en circunstancias inusuales". Así es como comienza el filme, basado en el relato de F. Scott Fitzgerald, publicado en 1921, acerca de un hombre que nace viejo y rejuvenece con los años, premisa que sirve de metáfora acerca del inexorable paso del tiempo.
Los Angeles, EU.- La historia de Benjamin Button, una cinta ambiciosa que cuenta con 13 nominaciones, parte como favorita a convertirse en mejor película del año, pero cualquiera de sus competidoras, desde "Slumdog Millionaire" a "Frost/Nixon", "Milk" o "The Reader", podría fácilmente llevarse el premio.

"THE CURIOUS CASE OF BENJAMIN BUTTON": La magia del tiempo

La séptima película de David Fincher ("Seven", "The Game", "Fight Club") es su proyecto más ambicioso hasta la fecha. Con una duración que roza las tres horas, un reparto liderado por Brad Pitt y Cate Blanchett y una historia de trasfondo mágico, la cinta cuenta con 13 candidaturas al Oscar.

Entre esas nominaciones destacan las de mejor película, mejor director, mejor actor, mejor actriz secundaria (Taraji P. Henson), mejor guión adaptado y mejor banda sonora original.

"Nací en circunstancias inusuales". Así es como comienza el filme, basado en el relato de F. Scott Fitzgerald, publicado en 1921, acerca de un hombre que nace viejo y rejuvenece con los años, premisa que sirve de metáfora acerca del inexorable paso del tiempo.

La historia, centrada en la Nueva Orleans de finales de la I Guerra Mundial, avanza hasta comienzos del siglo XXI, en un viaje que sigue al personaje de Brad Pitt en su cruzada frente a la muerte, a la que sólo el amor puede sobrevivir.

También a Daisy, la mujer a la que da vida Blanchett, que desde su lecho agónico le pide a su hija Caroline que lea el diario que escribió el gran amor de su vida, Benjamin Button. Así la película entrelaza dos historias: la que tiene lugar en los años veinte y la presente, en Nueva Orleans, bajo los latigazos del huracán Katrina.

Abandonado por su padre biológico, Button, cuya madre murió durante el parto, fue criado por Queenie, una mujer negra que trabaja en un hogar de ancianos, en el que reside la abuela de Daisy y donde ambos personajes se conocen.

Aunque separados durante mucho tiempo, los dos permanecen en contacto y logran unir sus vidas en el momento en el que sus edades se igualan. Ahí se materializa su amor.

"Estaba pensando que nada es para siempre, y lo triste que resulta", dice Benjamin, el personaje de Pitt, en un momento de la película, a lo que Daisy (Blanchett) contesta: "Algunas cosas sí permanecen".

"FROST/NIXON": Más allá de la simple imitación

Saludada por la crítica especializada como la película más madura de su director, Ron Howard, y condecorada con cinco candidaturas al Oscar, el filme se sostiene en el inspirado duelo interpretativo entre Frank Langella y Michael Sheen.

La cinta aspira al Oscar en las categorías de mejor película, mejor actor (Langella), mejor director, mejor edición y mejor guión adaptado.

La película plasma el contexto alrededor de la entrevista realizada por el periodista David Frost a Richard Nixon, realizada en el verano de 1977 y que suponía el reencuentro del ex presidente de EU frente a la opinión pública tras su dimisión a causa del escándalo Watergate.

Más de 45 millones de telespectadores siguieron durante cuatro noches este duelo televisivo en el que, para sorpresa de todos, el político, que se había visto forzado a dimitir tras el escándalo, se vio obligado a reconocer todos los abusos de poder ante la opinión pública.

El libreto viene firmado por Peter Morgan, guionista de "The Queen" y "The Last King of Scotland", que escribió "Frost/Nixon" primero como representación teatral y, más tarde, como guión de cine.

Ese texto fue aderezado posteriormente con la mezcla de imágenes reales, la reconstrucción cinematográfica de la entrevista, "flashbacks" y declaraciones ficticias.

En ambas adaptaciones aparecen los mismos actores principales y Langella obtuvo en 2007 el premio Tony al mejor actor del año por la versión de Broadway.

El relato busca descubrir el drama personal de Nixon, al tiempo que reinterpreta cómo se gestó la famosa entrevista en la que el ex presidente intentó redimir su imagen pública tras el escándalo de las escuchas del Watergate, un caso de espionaje en las oficinas del Partido Demócrata por funcionarios de la Casa Blanca en el que se vio envuelto y que le costó el cargo.

"MILK": La apuesta reivindicativa de la Academia

Dirigida por Gus Van Sant y protagonizada por Sean Penn, la película, candidata a ocho Oscar, narra la vida de Harvey Milk, el primer homosexual declarado que ocupó un cargo público en EU.

Entre esas nominaciones destacan las de mejor película, mejor director, mejor actor, mejor actor secundario (Josh Brolin) y mejor guión original.

Al cumplir 40 años, Harvey Milk, un agente de bolsa neoyorquino que vive su homosexualidad en secreto, decide, junto con su novio -James Franco-, mudarse a San Francisco, abrir una tienda y dejar de esconder su gusto por los hombres.

Pronto su vida se encamina hacia la política y las circunstancias le llevarán a presentarse a un puesto en la cámara de representantes de distrito del ayuntamiento de San Francisco, un cargo que consigue gracias al respaldo popular en 1977.

La muerte le llegó un año después tras un disparo efectuado por un ex miembro de la cámara de representantes de San Francisco.

"Milk" resume los ocho últimos años de su personaje central y sus once meses en el ayuntamiento de la ciudad, donde trabajó por evitar la discriminación de las personas gays, un tema en boga en EU después de que más de la mitad de los californianos votasen en contra de permitir las bodas entre homosexuales.

Previamente, el Tribunal Supremo de ese estado autorizó en mayo los casamientos entre personas del mismo sexo.

Miles de personas tomaron las calles de las principales ciudades de EU para protestar por la aprobación en referéndum de una propuesta que define actualmente el matrimonio en la constitución de California como un enlace entre un hombre y una mujer.

Todo un halo polémico que supone un caldo de cultivo ideal para Van Sant, cuyos títulos en ocasiones han estado ligados al escándalo, como ya ocurrió en "Drugstore Cowboy" (1989), "To Die For" (1995) o "Elephant" (2003).

"THE READER": Clasicismo de altura

Proyecto acariciado por el fallecido Anthony Minghella y producido tanto por él mismo como por el finado Sydney Pollack, este filme, finalmente dirigido por Stephen Daldry ("The Hours") cuenta con la destacada actuación de Kate Winslet en una historia de amor entre una ex celadora y un adolescente en la posguerra alemana.

La cinta es candidata a cinco premios Oscar: mejor película, mejor director, mejor actriz, mejor fotografía y mejor guión adaptado, a cargo de David Hare, sobre la novela homónima de Bernhard Schlink.

Además, ha recibido candidaturas a la mejor película en los Globos de Oro, los BAFTA y la Broadcast Film Critics Association.

Winslet, que a punto estuvo de no poder participar en el filme por el rodaje de "Revolutionary Road", tiene casi todas las papeletas para hacerse con el Oscar a la mejor intérprete gracias a su personaje Hanna Schmitz.

Se trata de una mujer capaz de avergonzarse de su analfabetismo pero no de haber seleccionado qué personas debían morir en un campo de concentración nazi.

El guión, que deambula por los procesos de Auschwitz y desemboca en la Alemania casi actual, también se centra en la figura de Michael Berg (recreado en su juventud por el alemán David Kross, en su madurez por Ralph Fiennes) y en su relación con la solitaria Schmitz.

Ambos se sumergen en una apasionada relación sexual, marcada por la lectura previa de libros -Twain, Homero, Pasternak, Anton Chejov-, tras conocerse en 1958, cuando él tenía 15 años y ella 36.

Tras ocho años sin saber el uno del otro, la pareja vuelve a encontrarse en 1966 durante el juicio a cinco ex celadoras de las SS, entre las que se encuentra Schmitz.

Berg, ahora estudiante de derecho, debe elegir entre revelar el analfabetismo de Schmitz, que podría evitarle la condena, u ocultarlo, como hizo ella durante años.

"SLUMDOG MILLIONAIRE": La sorpresa "indie" del año

Dirigido por Danny Boyle, el filme, la historia de un joven indio que cree que el destino está escrito y que es capaz de luchar contra todo por lograr sus deseos, es candidato a diez premios Oscar.

Entre los más destacados, los de mejor película, mejor director, mejor banda sonora original y mejor guión adaptado.

Además, se ha hecho con los galardones del Globo de Oro, del BAFTA, del Critics Choice Award y de la National Board of Review de EU a la mejor película.

La cinta cuenta la historia de Jamal, un joven de 18 años que vive en un barrio chabolista de Bombay -la meca del cine indio y capital financiera del país- y que se hace millonario participando en un concurso de televisión.

Pero su éxito no pasa inadvertido y sufre el interrogatorio de la Policía, convencida de que tras su victoria sólo puede existir una estafa.

Boyle usa un "flash-back" por cada pregunta lanzada en el concurso (la versión india de "¿Quién quiere ser millonario?") para mostrar cómo el joven indio, en sus pasajes más trágicos o en sus puntuales contactos con las clases altas, se topó con las respuestas que le dieron la gloria.

El filme suma el pulso social del cine independiente británico (el guión lo firma Simon Beaufoy, autor del libreto de "The Full Monty"), con el nervio, el color e incluso los números musicales del cine indio, a lo que ayudó la incluso en tareas de realización de Loveleen Tandan.

"Slumdog Millionaire" iba a ser lanzada directamente en DVD, pero los estudios Fox Searchlight -que trabajaron con Boyle en cintas como "A Life Less Ordinary", "The Beach", "28 Days Later"- finalmente decidieron apostar por ella tras su exitoso paso por el Festival de Cine Independiente de Telluride (Colorado, EU) y el premio otorgado por el Festival de Cine de Toronto.