Esta torre, que estará apoyada por otras cuatro de 60 metros de altura, podrá registrar los niveles de gas carbónico en la atmósfera sobre el bosque hasta 2.000 kilómetros de distancia.
>Río de Janeiro, Brasil.- El Gobierno brasileño va a instalar en el corazón de la selva amazónica una torre de 300 metros, casi tan alta como la Gustave Eiffel en París, para controlar los cambios climáticos, informaron hoy fuentes oficiales.

Esta torre, que estará apoyada por otras cuatro de 60 metros de altura, podrá registrar los niveles de gas carbónico en la atmósfera sobre el bosque hasta 2.000 kilómetros de distancia.

El profesor del Instituto de Física de la Universidad de Sao Paulo, Paulo Artaxo, explicó que la torre gigante constará de una estructura triangular de acero anclada al suelo con cables, que será ubicada a unos 150 kilómetros al norte de Manaos, capital del estado de Amazonas.

"Con eso, tendremos un alcance para medir la atmósfera de Belén (en la desembocadura del Amazonas), hasta Sao Gabriel da Cachoeira (en la frontera con Colombia)", afirmó Artaxo, en declaraciones recogidas por el portal G1.

El protocolo de intenciones para su construcción fue firmado el jueves por el ministro de Ciencia y Tecnología brasileño, Sergio Rezende, y la titular de Educación de Alemania, Annette Schavan, informó hoy el ministerio brasileño en un comunicado.

El proyecto estará coordinado por el Instituto de Investigaciones de la Amazonía de Brasil (Inpa) y por el Instituto Max Planck de Química, de lado alemán.

Los representantes de ambos países también firmaron un acuerdo para mantener diálogos regulares para dar soporte a estudios e investigaciones en las áreas de ciencia, tecnología e innovación.

El ministro Rezende afirmó que estos dos acuerdos van a servir para "reforzar" los estudios e investigaciones ambientales que Brasil y Alemania realizan en conjunto y para "reafirmar" la preocupación de los dos Gobiernos por llevar a cabo políticas de desarrollo sostenible.