Stephanía Cardoso / El Guardián
Saltillo, Coah.- La muerte no respeta hora, edad, ni lugar. Así se manifestó la madrugada de ayer, cuando le arrebató la vida a un pequeño de apenas dos meses, a quien sus familiares llevaron a la Cruz Roja, pero ya era muy tarde.
Cerca de las 05:30 horas de ayer, llegaron a la benemérita institución, procedentes del ejido Emiliano Zapata, Julián Morín Díaz y Elizabeth Marín, con su pequeño en brazos.

Los jóvenes arribaron a bordo de una camioneta Ford gris, con placas ES82312, la cual era conducida por el papá de Elizabeth.

En tono desesperado pidieron a las enfermeras que los atendieran, pues su pequeño Alexis Roberto no respiraba.

La madre entró con el menor en brazos a la sala de urgencias, donde le quitó el par de cobijas que lo cubrían.

Con el hecho de ver el cuerpo amoratado, el médico de guardia se percató de que estaba sin vida, pero realizó una revisión, incluso trató de darle reanimación cardiopulmonar, la cual no sirvió de nada.

De manera que dio a los jóvenes padres la lamentable noticia, de que su primogénito, a quien había dado a luz Elizabeth Marín apenas en el mes de septiembre, tenía ya casi media hora de haber fallecido a causa de una probable broncoaspiración.

Tras un desgarrador grito de negación, la mujer salió como pudo de la benemérita institución ahogada en llanto, mientras Julio, quien no sabia qué hacer, caminaba de arriba para abajo y trataba de consolar a su pareja.

Mientras tanto, el personal de la Cruz Roja dio aviso a las autoridades correspondientes, para que hicieran las diligencias necesarias.

El médico legista Homero Guerra y personal del Cuarto Grupo de Homicidios llegaron al lugar y dieron fe del deceso y concluyeron que la causa de la muerte era natural, por lo que no hubo necesidad de trasladarlo al Semefo.

Tras entregar el acta de defunción a los familiares, el cuerpo del niño fue sacado de la Cruz Roja por el abuelo, para ser llevado nuevamente al ejido, pero a bordo de una carroza y, tras una breve velación, darle una cristiana sepultura.