Texas, EU.- Para los equipos de la NFL cuya sede se encuentra cerca de la frontera con México la proximidad con este país ofrece oportunidades únicas para aumentar no sólo la asistencia a juegos, sino también la venta de mercancías, ingresos por transmisión y patrocinios corporativos.
Para estos clubes llevar su comercialización al otro lado de la frontera va de la mano con su acercamiento a la floreciente comunidad hispana en sus propias ciudades.

``Ellos obtienen casi un beneficio doble'', dijo Mark Waller, vicepresidente de ventas y comercialización de la NFL. ``Ellos incrementan su base de aficionados en el mercado local; al mismo tiempo construyen una segunda base de aficionados en el mercado internacional'', señaló.

Tanta gente viaja de un lado a otro de la frontera entre Estados Unidos y México, y tienen familia y amigos en ambas partes, que cuando un residente de cualquiera de los dos países comienza a aficionarse por un equipo de la NFL, esto puede tener eco en el otro lado de la frontera.

Considere cómo alguien en México podría convertirse en aficionado de los Vaqueros. ``Si hay una familia y parientes viviendo en Dallas, entonces obviamente existe un vínculo'', señaló Waller. ``Ellos comienzan a comunicarse, a visitarse, regresan vistiendo una camisa de los Vaqueros de Dallas y hablando sobre ellos''.

La fluidez es evidente en San Diego. Jim Steeg, vicepresidente ejecutivo y director general de los Chargers, dijo que es difícil contabilizar la cantidad de boletos por temporada adquiridos por mexicanos porque muchos tienen vivienda en ambos países. Steeg calculó que 10% de los aficionados que asisten a un juego de temporada regular de los Chargers es bilingüe.

La capacidad de llegar a la comunidad hispana hace a los clubes más atractivos para las empresas que buscan conectarse con ese mercado creciente. Coors enfatizó ese deseo cuando la compañía cervecera y los Chargers revalidaron su acuerdo de patrocinio hace dos años, apuntó Steeg.

Antes de que los Tejanos de Houston jugaran su primer partido en el 2002, la franquicia formó una junta asesora hispana, dijo Jamey Rootes, presidente del equipo.

``Es imposible no tomar en cuenta el poder de compra de ese grupo'', señaló Rootes. ``Es grande, es joven, y está creciendo cada día''.

Como una franquicia de seis años que busca su primera temporada ganadora, Houston enfrenta obstáculos para lograr popularidad en México a pesar de su proximidad. El éxito continuo, más que la geografía, ha dictado qué franquicias tienen más aficionados allá.

De los dos equipos de la NFL más populares en México, se entendería que la popularidad de uno de ellos fuera por la ubicación, pero no sería el caso del otro. Los Vaqueros y los Acereros de Pittsburgh son los que más aficionados tienen en el vecino del sur, dijo Geraldina González-Soberanes, gerente senior de patrocinios y relaciones públicas de NFL México. La pasión por un club es pasada frecuentemente de una generación a la siguiente.

``Los equipos que logran ser vistos por televisión, es una forma de conectarse contigo, y esos son los que mejores resultados tienen en el terreno de juego'', señaló Rootes.

En México se transmiten cinco juegos de la NFL a la semana. Losaficionados pueden comprar un paquete de televisión satelital que les permite mirar el resto.

A Steeg le gustaría que con el tiempo la NFL regionalice su cobertura televisiva en México como lo hace en Estados Unidos. Eso permitiría a los aficionados de los Chargers en Tijuana y otras partes de Baja California recibir todos los juegos del equipo en español. Ellos pueden escuchar los juegos por radio en español.

Algunos aficionados mexicanos ya tienen la oportunidad de asistir a juegos. Una cifra importante de residentes de Monterrey, México, viajan a los juegos de los Vaqueros, comentó González-Soberanes.