LA JORNADA
México, D.F. .- En una reunión convocada en la Catedral Metropolitana, a la que asistieron representantes de la arquidiócesis de México, del Colegio de Abogados Católicos y autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF), se acordó presentar un proyecto de seguridad que incluya un plan de protección civil, evacuaciones, instalación de un circuito de cámaras de vigilancia y retenes, así como la presencia, "dentro y fuera" del recinto, de elementos de la Policía Bancaria e Industrial.
Con el compromiso de firmar un acuerdo de "buena voluntad" entre las partes y reabrir "lo antes posible" la Catedral Metropolitana, que permanece cerrada desde el domingo pasado, los asistentes al encuentro, en el cual se realizó una reconstrucción de hechos a la que tuvieron acceso sólo dos medios de comunicación, también se comprometieron a discutir un plan "integral" de seguridad que involucre tanto a autoridades capitalinas como federales y de la propia arquidiócesis de México.

Al concluir la reunión, que se prolongó más de dos horas, Armando Martínez, presidente del Colegio de Abogados Católicos, aseguró que la Catedral Metropolitana se abrirá hasta que se tenga un acuerdo "por escrito y firmado tanto por el gobierno capitalino como por el propio Consejo Episcopal de la arquidiócesis, integrado por los ocho obispos auxiliares de la ciudad de México, porque en otras ocasiones, cuando denunciamos las agresiones contra el cardenal (Norberto) Rivera, no pasó nada, y aunque vemos un gesto de buena voluntad del Gobierno del Distrito Federal (GDF), papelito habla".

Sin embargo, reconoció que a pesar de haber anunciado que este martes interpondría una denuncia ante la Procuraduría General de la República por la "irrupción violenta" de un grupo de asistentes a la Convención Nacional Democrática el pasado domingo, ésta podría presentarse "en los próximos días, ya que el GDF no entregó el video que permitiría integrar la averiguación previa y señalar con nombre y apellido a quienes participaron, porque no queremos presentar una simple denuncia de hechos contra quien resulte responsable para evitar que, como ocurrió en otras ocasiones, no pase nada. Por eso esperamos que lo entreguen en los próximos días u horas".

Agregó que la denuncia se integra "sobre todo en relación con la Ley Federal para Prevenir la Discriminación, porque los actos de violencia se dieron por la persecución ideológica contra quienes estábamos en la Catedral".

En tanto, José de Jesús Aguilar, subdirector de radio y televisión de la arquidiócesis de México, afirmó que se deberá realizar un estudio "minucioso, porque no se pueden tomar decisiones al vapor, como el lugar para la instalación de las cámaras, ya que este proyecto necesita mucho tiempo y por eso se va a firmar un documento de buena voluntad, el cual se va a ir ampliando cada vez más, para que todas las instancias queden bien comprometidas".

El presidente del Colegio de Abogados Católicos insistió en que los hechos del pasado domingo fueron un acto de "intolerancia religiosa, porque la gente entró aquí por las ideas del cardenal (Rivera). Se estuvo pasando (en el Zócalo) el video de este señor que hizo la película, en la cual pasan al cardenal pidiendo por algunos políticos, y eso estaba calentando el ambiente desde antes".

Al encuentro, al que acudiera el director general de la Policía Bancaria e Industrial, Juan Jaime Alvarado, y el jefe del sector Centro Histórico de la SSP-DF, Lorenzo Fernández Nieto, se impidió el acceso a la mayoría de los medios de comunicación, a excepción del diario El Universal y Televisa, lo cual generó protestas de reporteros y camarógrafos, y suscitó un conato de violencia.

Antes, en comunicación telefónica, el vocero de la arquidiócesis, Hugo Valdemar, se rehusó a dar una explicación con el argumento de que no había convocado a los medios de información.