Londres.- El banco británico HSBC redujo en 2008 su beneficio antes de impuestos a 6.500 millones de libras esterlinas (9.300 millones de dólares), un 62 por ciento menos que en el año anterior, según informó hoy en Londres la mayor institución crediticia de Europa.
El HSBC atribuyó la caída del beneficio sobre todo a las pérdidas registradas en sus actividades crediticias e hipotecarias en Estados Unidos y anunció su intención de deshacerse de la mayor parte de este negocio.

"En HSBC no somos inmunes a la crisis", señaló el director de la entidad, Stephen Green. Pero el negocio se basa "en fundamentos fuertes" y "capeará el temporal", añadió. Green confirmó además que ningún director ejecutivo del banco recibirá bonificaciones en efectivo por 2008 y que se recortarán los dividendos.

El banco anunció que, ante la drástica caída de su beneficio, buscará obtener recursos frescos por 12.500 millones de libras (17.700 millones de dólares), lo que sería la mayor ampliación de capital en la historia del Reino Unido.

Para ello emitirá más de 5.000 millones de nuevas acciones a 254 peniques cada una. Se trata de un precio un 50 por ciento menor que la cotización de los títulos al cierre de los mercados el viernes.

Junto con Barclays, el HSBC es el único gran banco británico que no solicitó ayuda financiera al gobierno británico. El buen desarrollo del negocio en Asia sitúa al banco en mejores condiciones que las de sus competidores.

La semana pasada, el Royal Bank of Scotland (RBS) anunció pérdidas por 24.100 millones de libras en 2008, el peor resultado de una empresa británica en la historia.