Alicia Valverde/Excélsior
Los costos del producto también se han incrementado en 30 por ciento en los primeros seis meses del año.
México, D.F. .- Importadores de vinos gourmet de Uruguay, Argentina y Chile han registrado una caída en las ventas de alrededor de 30 por ciento en los primeros seis meses del año comparado con igual periodo del año pasado, como consecuencia de la menor actividad económica, aseguró Jorge Machado, director deSudamerimex.

"En lo que va del año, las ventas se han caída alrededor de 30 por ciento, mientras que entre abril y mayo, se desplomaron hasta 70 por ciento por el cierre de restaurantes", sostuvo en entrevista con Excélsior.

De acuerdo con el directivo de la empresa sus ventas mensuales son del orden de mil 500 botellas.

Cada año, la firma mexicana importa cuatro contenedores, el equivalente a 52 mil botellas, de las cuales 65 por ciento son de origen uruguayo, 20 por ciento argentino y 15 puntos porcentuales restanteschileno.

No obstante, la empresa también comercializa vinos mexicanos de Ensenada, Baja California.

Ocho de cada diez botellas se venden en restaurantes, diez por ciento en tiendas gourmet y diez por ciento venta directa.

Para contrarrestar la caída en ventas, la firma tiene intención de colocar el producto en tiendas de autoservicio, con etiquetas que lo diferencien del vino que se elabora de forma industrializada.

"Lo que buscamos es que los vinos finos que comercializamos tengan un lugar especial, ya que el precio promedio es de 240 pesos por botella, mientras que el costo de vino industrial es de 80 pesos promedio la pieza", indicó.

A pesar de que el consumo se podría incrementa a final de año, reconoce que será discreto comparado con los años anteriores, por lo que esperan una caída en ventas del orden de 20 por ciento, contra 2008, a menos que logren comercializar el producto en las tiendas de autoservicio lograrían un crecimiento positivo.

La venta en las tiendas gourmet también se ha impactado en 30 por ciento, agregó.

Los costos del producto también se han incrementado en 30 por ciento en los primeros seis meses del año. Detalló que en el vino artesanal se sacrifica el volumen para ganar calidad, donde el rendimiento por hectárea es de nueve mil kilos, mientras que la producción de vino industrial alcanza las 14 mil kilos, "sin embargo, este caso se pierde la calidad del sabor, aroma y se diluyen los nutrientes de la raíz de la planta.