Édgar González
La violencia contra las mujeres no cesa. En lo que va del año, seis familias de Coahuila se han establecido en refugios del Instituto Coahuilense de las Mujeres para que el hombre de la casa no continúe con las agresiones contra la madre y los hijos, reveló la directora, Cristina Rodríguez.
También en el Instituto Coahuilense de las Mujeres han prestado asesoría legal a 129 mujeres en toda la entidad, porque finalmente se están animando a poner denuncia por maltrato.

Además hay una gran cantidad de consultas para apoyo psicológico, porque las madres de familia buscan a dónde llevar a sus hijos y dónde ser atendidas ellas sobre el maltrato que sufren.

"La violencia puede ser un fenómeno en donde pueden perder la vida las mujeres o los hijos, por eso estamos capacitando a las mujeres, estamos viendo que lo que necesitan es capacitación y saber a dónde dirigirse", explicó la directora Cristina Rodríguez.

Dijo que las mujeres de Coahuila deben estar capacitadas para que el hombre con quien viven sepa que no están dispuestas a seguir recibiendo maltrato y tampoco a perder la vida en algún momento.

Ante esta situación de agresión se han creado cinco refugios temporales, uno por región, para que las mujeres maltratadas acudan y pasen ahí la etapa crítica después de la violencia.

"Queremos que las mujeres sepan que si van a la PGJE, a algún módulo de atención a víctimas o bien al instituto, de ahí se van a canalizar a algún refugio, porque estos lugares no están a la vista y tampoco se pueden dar las direcciones a través de los medios de comunicación", dijo la directora.

Tan sólo en el mes de enero en el refugio de la Región Centro ubicado en Monclova había tres familias, con tres hijos cada una, mientras que en Saltillo también había tres mujeres con sus hijos.

"Ahí les van a dar tres meses de apoyo de alimentación, hospedaje, escuela, entre otros apoyos", dijo.