París, Francia.- La carta escrita por la rehén de la guerrilla colombiana (FARC) desde 2002 Ingrid Betancourt a su madre es "una llamada de socorro", según los hijos de la cautiva, Lorenzo y Mélanie Delloye-Betancourt.
"Es una carta de desesperación de una mujer que pide socorro" pero también de "una madre que nos adora y piensa en nosotros", dijo el hijo menor de la ex candidata presidencial colombiana en la televisión "France 2".

El Gobierno colombiano divulgó hoy imágenes de la colombo-francesa, halladas, junto con las de otros rehenes de las FARC, en manos de tres guerrilleros capturados la semana pasada.

En esta primera prueba de vida de Betancourt desde mediados de 2003 y que se remonta al pasado 24 de octubre, la mujer aparece muy delgada y abatida.

Entre los materiales incautados también había una carta de la cautiva a su madre, Yolanda Pulecio, quien informó de su contenido a sus nietos, hijos del primer matrimonio de Ingrid con un diplomático francés, Fabrice Delloye.

"Esta carta nos muestra que mamá ya no puede más, como los demás, porque hace seis años casi que mamá, y otros también, están en el fondo de una selva muriéndose un poco más cada día que pasa", dijo la hija de la rehén, Mélanie, desde Nueva York, donde estudia.

La joven insistió en la urgencia de conseguir la liberación de su madre.

"Si nos hacemos todo para que vuelvan lo antes posible a casa, vamos a perderles en esa selva", advirtió Mélanie.

Los familiares y los comités de apoyo a Ingrid Betancourt han pedido al presidente de Colombia, Alvaro Uribe, que se reanude la mediación de su colega venezolano, Hugo Chávez, para un acuerdo humanitario que permita la liberación de unos 45 rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en un canje por medio millar de insurgentes presos.

La semana pasada, Uribe puso fin repentinamente a la mediación de Chávez, quien desde entonces decretó la congelación de las relaciones con Bogotá.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, que había recibido a Chávez en París la víspera de que Uribe pusiera fin a la mediación del segundo, dijo hoy que las pruebas de vida de Betancourt son un aliento para "redoblar los esfuerzos" para conseguir su liberación.

Mientras, la portavoz del Ministerio francés de Exteriores que inicialmente dijo que la mediación de Chávez "pertenece" al pasado, rectificó luego y dijo que "también puede ser el futuro".