Acompañado por leche y frutas, el cereal es la mejor opción para empezar bien el día
Son una de las maneras más saludables y deliciosas de comenzar el día, aportando los nutrientes que el cuerpo y la mente necesitan para afrontar la jornada en las mejores condiciones. Todos son excelentes, pero si quiere un toque adicional de bienestar y energía, pruebe los integrales y el rey de los cereales: el "muesli".

Buenos para los músculos y el corazón

Están presentes en las mesas de la mayoría de las familias todas las mañanas. Si se los acompaña de un alimento lácteo y de un jugo o una pieza de fruta, constituyen la primera "comida del día ideal", recomendada por los nutricionistas.

Aunque los consumen sobre todo los niños y jóvenes, son adecuados para todas las edades, y son recomendables para los adultos. Si bien pueden tomarse a todas horas, su alto valor energético y nutritivo los convierte en un opción muy recomendable para comenzar la jornada con buen pie.

Además de apetitosos, económicos y sencillos de preparar y tomar, estos alimentos enriquecidos con vitaminas y minerales y ricos en fibra vegetal, pueden beneficiar tus músculos y corazón, ayudando a evitar que se deterioren.

Después de practicar un ejercicio prolongado, tomar un cuenco de cereales con leche descremada ayuda a que los músculos se recuperen tan bien o mejor, que si se toma una bebida deportiva, según un estudio de la doctora estadounidense Lynne Kammer, presentado en el Colegio Americano de Medicina Deportiva.

El ejercicio sostenido daña el tejido muscular, y según la investigadora, la leche acompañada de un cereal integral, que contiene proteína y carbohidratos, es una combinación de alimentos que ayuda a reconstruir el músculo afectado.

Por otra parte, hay indicios de que el consumo regular de cereales integrales se relaciona con un menor riesgo femenino de padecer enfermedades que se ven favorecidas por los trastornos inflamatorios, como las enfermedades del corazón, la artritis, la colitis, la diabetes o el asma.

Investigadores de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, Estados Unidos, han hallado que entre casi 42 mil mujeres posmenopáusicas, aquellas que comieron la mayor cantidad de cereales integrales eran un tercio menos propensas a morir por un desorden inflamatorio durante los 15 años que duró el estudio.

Muesli, el más completo

Todos los cereales son saludables, pero no todos son iguales. Los hay en copos, que se obtienen de harinas refinadas, e inflados, que son los más ligeros, además de los integrales, que se elaboran con el grano entero del cereal y contienen mucha fibra, y el "Muesli", la variedad más energética.

Rico en fibra, vitaminas, minerales y ácidos grasos saludables, fácil de preparar y digerir, el cóctel de "frutas, frutos secos y cereales" aporta energía durante horas y enriquece la dieta con nutrientes de calidad.

Además, es una de las formas más naturales y saludables de comer los cereales, porque sus granos suelen tomarse en formaintegral, crudos y sin moler, con lo que sus propiedades nutritivas están presentes al máximo y sin alterar.

Los especialistas recomiendan tomar al día una ración de "Muesli" de 30 a 50 gramos, que aportan alrededor de 100 calorías. Esta cantidad, junto con un vaso de leche y un zumo de fruta o una naranja, es una buena forma de comenzar el día.

Mezclado con yogur, el "Muesli" favorece la flora intestinal, se digiere mejor que la leche vacuna, y no causa reacciones.

Las leches desnatadas y enriquecidas con vitaminas y cereales, también son una excelente compañía para el "Muesli". Con zumo de fruta suele ser bien digerido.

Aunque su papel principal es como desayuno, el "Muesli" también es un refuerzo antifatiga para toda hora. Puede tomarse en la merienda, para llegar a la cena sin desfallecer, o en los momentos en que hace falta un aporte de energía: para reponer fuerzas después de un esfuerzo físico o mental, como rendir un examen o jugar un partido de futbol, o para "recargar las pilas" en casos de desgana o para resistir mejor enfermedades como el estrés.