Nueva York, EU.- El petróleo continuó sus camino de récords este jueves, con el barril de Brent superando por primera vez la barra de los 123 dólares en Londres, mientras que el crudo WTI cotizado en Nueva York superó los 124 dólares.
En en New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude", también para entrega en junio, superó su marca de la víspera, con un nuevo récord absoluto en las operaciones electrónicas posteriores al cierre, en 124,57 dólares.

Antes había finalizado la sesión con un nuevo récord de cierre, en 123,69 dólares, en alza de 16 centavos en relación al miércoles.

En el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en junio superó la barra de 123 dólares al día siguiente de que lo hiciera el West Texas Intermediate (WTI, denominación que identifica al "light sweet crude" negociado en EU), en el mercado neoyorquino. El Brent marcó un nuevo techo en 123,27 dólares.

En una semana, los precios ganaron más de 12 dólares en Nueva York y cerca de 13 dólares en Londres.

Luego de una jornada mayormente calma, el mercado petrolero reanudó finalmente su inexorable marcha hacia nuevas cimas minutos antes del cierre, sin que existieran -al igual que en días precedentes- causas evidentes para ello.

"Se intentó analizar la lógica (del mercado) hasta el cansancio", reconoció el analista John Kilduff.

Este último avance de los precios del crudo parecen más sorprendentes dado que están desconectados de los movimientos del dólar. En efecto, el billete verde, que se moderaba el jueves, había recuperado terreno netamente frente al euro en los últimos días. Hacia las 19H15 GMT evolucionaba a 1,5400 dólar por euro, a cerca de 4% de su piso histórico de 1,6019 por euro, registrado el 22 de abril.

En teoría, el fortalecimiento de la divisa estadounidense, en la que cotiza el crudo, debería haber pesado sobre el precio del petróleo, erosionando el poder de compra de los inversores que cuentan con otras divisas.

"Probablemente sea la sensación de que los riesgos subsisten, y también (...) de que todo es posible en este momento en el mercado", comentó perplejo, Michael Davis, analista de la casa de corretajes Sucden.

"Si bien los temores sobre el aprovisionamiento de crudo se calmaron en parte, todavía se mantiene viva la inquietud de que la producción mundial se vea perturbada" en zonas importantes como Nigeria o Irán, subrayó por su parte Bart Melek, de BMO Capital Markets.