La de Iveth Camila, una historia fantástica en el contexto de la pandemia

Torreón
/ 25 julio 2021

A pesar de ser solo una niña, dio lo mejor que puede dar un ser humano, que es su entrega, su trabajo, su voluntad, su disposición y su energía para apoyar a muchas personas mayores

Torreón, Coahuila. -  Seleccionada por la revista Forbes como una de las 100 mujeres más poderosas de México, al ayudar a más de 500 adultos mayores del ejido Albia a registrarse y recibir la vacuna contra el Covid-19, la de Iveth Camila se resume como una historia fantástica en el contexto de la pandemia, al realizar una labor altruista de la cual nunca pensó que sería reconocida internacionalmente.

Las personas de los alrededores siempre que la ven en la calle la identifican, le saludan, le expresan su agradecimiento y a veces hasta lloran, “eso me hace sentir feliz, aunque no lo demuestre, nunca me imaginé ser reconocida de esa manera”, expresó en entrevista para VANGUARDIA.

Iveth Camila es hoy una niña de 12 años de edad, radicada en el ejido Albia, municipio de Torreón, calificada como una de las mujeres más poderosas de México por la revista Forbes, especializada en el mundo de los negocios y que cada año publica listas de las mujeres más poderosos del país.

En medio de las malas noticias por la pandemia de Covid-19, Iveth Camila por internet empezó a llenarle el formulario a su abuelita para que fuera vacunada y luego se dio cuenta de que en el lugar donde vive había mucha más gente que necesitaba esa ayuda.

Así fue como empezó a asesorar a todas las personas de la tercera edad de su comunidad que necesitaba el mismo apoyo, ya que no tenían ni la menor idea de cómo llenar el formato por internet.

Se lo propuso, por redes sociales pidió apoyo de algunas autoridades y logró llevar a todos los viejitos del ejido a que los vacunaran, les llenó sus formatos, los asesoró y los acompañó en autobús para que fueran inmunizados.

Increíble por su corta edad, dio lo mejor que puede dar un ser humano, que es su entrega, su trabajo, su voluntad, su disposición y su energía, a pesar de ser solo una niña.

Reconocida como una de las 100 mujeres más poderosas e influyentes de México y que su labor haya tenido un impacto de esta manera, “es algo que cualquiera lo pudo haber hecho”, expresa con humildad

BOLETO DE AVION Y SESION DE FOTOS, SOLO POR AYUDAR

La madre de Iveth Camila, Brenda Ramírez Vázquez, compartió con orgullo el esfuerzo de la menor; destacó que pese a los reflectores que ha tenido su hija, ella mantiene su humildad y dice que solo lo hizo por ayudar, pero más allá del reconocimiento, es una experiencia para su hija que le ayudará en vida para alcanzar su sueño de convertirse en doctora, “siempre ha tenido los pies bien puestos sobre la tierra”, sostiene.

“Ahora ya tiene pagado su boleto de avión, ha tenido sesión de fotos, todo pagado por la revista”, explicó.

Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México; María Asunción Aramburuzabala, la mujer con la mayor riqueza del país, al aglutinar una fortuna de poco más de 5,660 millones de dólares; Ludwika Paleta actriz, protagonista de la serie Madre sólo hay dos; Natalia Lafourcade cantante, primera representante en México del proyecto EQUAL de Spotify; Tatiana Clouthier, Secretaria de Economía; Rocío Nahle, Secretaria de Energía, son alguna de las mujeres con las que Iveth Camila comparte la más reciente edición de la revista Forbes.

La niña apenas ingresará al primer año de secundaria, dice: “siempre debemos tener empatía con las demás personas, ya sea un niño, un joven, un adulto, siempre hay que ayudarlos y como quiero ser pediatra, al menos tengo que ayudar y tengo que servir a otros; me nació apoyar para que ningún adulto mayor muriera o enfermara”.

Cuando llevó a los primeros adultos al punto de vacunación, ya la esperaba personal de la Sedena para revisar que no estaba vendiendo la vacuna, la niña les decía que su objetivo era solo ayudar, sin ningún lucro

ALBIA, EL EJIDO CON MÁS PERSONAS VACUNADAS

Luego de registrar por internet a los adultos mayores, para llevarlos a vacunar, ella y su mamá primero buscaron apoyo de la gente del ejido, pero después mucha gente se comunicó con ellas, incluyendo a empresarios, personas del extranjero originarias del ejido Albia que les colaboraron para contratar un autobús.

Después, para los demás traslados, se sumó gente de Torreón y de la Comarca Lagunera, incluso el empresario Maurice Collier de la Marliere y luego también personal del Cabildo de Torreón que ayudaban para pagar algunos camiones.

Arturo Ortiz Galán, de Autotransporte Empresarial de La Laguna, envió cuatro camiones para que los adultos recibieran sus dosis.

La labor de Iveth Camila continúa, las personas que no le saben a las redes sociales o que no tienen acceso al internet, a ellos les sigue ayudando con su registro y ya posteriormente, si ellos tienen los medios solos acuden, si no, busca la manera, si son personas con discapacidad o con alguna enfermedad, busca apoyo con Cynthia Cuevas, que es la delegada de la Secretaría del Bienestar en La Laguna, entre ellas ven la manera de cómo ayudarles.

Entre los adultos mayores de la etapa de 60-90 años, seis adultos mayores del ejido Albia que están en postración de cama, Iveth Camila los visitó en sus domicilios, para que recibieran la vacuna y esos seis adultos fueron vacunados en sus casas por personal de la Sedena.

Albia es ahorita la comunidad rural del municipio de Torreón que cuenta con más personas vacunadas.

Iveth Camila, parte de sus ahorros los usaba para hacer los anuncios y convocatorias a través de un sonido local; les decía que los podía registrar gratuitamente y aparte les imprimía su folio y les avisaba cuándo les tocaba la vacuna.

“ES SOLO UN PIQUETITO”

Al principio usó en eso sus ahorros, ahora la señora encargada del megáfono le proporciona el sonido sin ningún costo.

Alrededor de 50 adultos de unos circos que por la pandemia ya no pudieron trabajar, quedaron varados en los ejidos, también se vacunaron con Iveth Camila.

Al principio no todos querían vacunarse, en algunos casos fueron sus hijos quienes los convencieron, ella solo ayudaba, más que nada se fueron convenciendo por el hecho de que hubo muchas muertes y también sentían la confianza con la niña, porque al momento se subir a los camiones les decía que solo era un piquetito, vayan tranquilos, no se pongan nerviosos porque eso puede empeorar las cosas, les advertía.

Sugería también que cualquier pregunta la hicieran a los doctores, de algún padecimiento o medicamento que hayan tomado.

Cuando llevó los primeros adultos al punto de vacunación del Coliseo Centenario, ya la esperaba personal de la Sedena para revisar que no estaba vendiendo la vacuna, pero la niña les decía que su único objetivo solo era ayudar, sin ningún lucro.

EL DÍA A DIA

Iveth Camila se levanta todos los días a las 8 de la mañana, se baña, desayuna, prepara todos los expedientes de vacunación, los folios, lo que tiene que llevar y a las 9.30, en la plaza del ejido, coordina los camiones, platica con las personas, revisa papelería y los traslada al puesto de vacunación.

Ahí son recibidos por elementos de la Sedena que les dan información de cuál vacuna se les aplicaría, los pasan y suben al camión los doctores y enfermeros para vacunar a cada uno en el lugar que ocupan dentro del autobús.

Luego esperan unos 20 minutos de reposo y regresan al ejido. El camión cuenta con 41 asientos y todos son ocupados.

La gente busca a Iveth Camila y con gusto los sigue apoyando y trasladando para ser vacunados, su único objetivo es ayudar, que haya tenido un impacto de esta manera y reconocida como una de las 100 mujeres más poderosas e influyentes de México, “es algo que cualquiera lo pudo haber hecho, todavía no comprendo lo que está sucediendo”, refiere.

$!La de Iveth Camila, una historia fantástica en el contexto de la pandemia