Jesús R. Cedillo
Tenemos poco menos de dos lustros con presidentes de México salidos de las fuerzas políticas del conservador Partido Acción Nacional; pero al parecer y decir por sus disparates y dislates verbales de ellos y sus principales colaboradores, pudiese pensarse que llevan decenios cometiendo y pronunciando pifias y burradas en el concierto político nacional.
Tenemos poco menos de dos lustros con presidentes de México salidos de las fuerzas políticas del conservador Partido Acción Nacional; pero al parecer y decir por sus disparates y dislates verbales de ellos y sus principales colaboradores, pudiese pensarse que llevan decenios cometiendo y pronunciando pifias y burradas en el concierto político nacional.

De hecho, si estos panistas ejemplares son los personajes a seguir e imitar, imagina entonces usted del por qué las bobaliconas declaraciones de panistas de baja estofa como Carlos Orta, Luis Fernando Salazar u Oscar Mohamar, los cuales han venido creciendo a su imagen y semejanza. En fin, por esta ocasión me limitó a glosar las "frases célebres" de dos políticos panistas como Vicente Fox y Felipe Calderón, los cuales al parecer, tienen desconectada la lengua de su neurona.

Corrían los años dorados del ansiado "cambio" en México, un deslenguado ranchero enamorado materializado en la figura del guanajuatense Vicente Fox, ascendía a la Presidencia de México vía el voto popular. El gozo se fue al pozo. Cuando arreciaban las críticas en su contra por parte de la prensa nacional (2005) por dejar de lado o bien, presionar poco al gobierno norteamericano con miras a salvaguardar la integridad de los trabajadores mexicanos en los EU, Fox dijo: "Los migrantes mexicanos hacen trabajos que ni siquiera los negros quieren hacer". Comentario racista, pusilánime, donde se premia la ignorancia.

Analfabeta funcional él mismo, el entonces Presidente, quien no se caracterizaba por leer mucho o parece que nada, puso en ridículo a todo el país cuando en el Congreso de la Lengua Española en España, 2001, no supo decir correctamente el nombre del sabio argentino, Jorge Luis Borges. Vicente Fox lo dijo así: "José Luis Borgues." el oprobio, la burla y el escarnio cayeron sobre nosotros.

¿Por qué me dedico a coleccionar estas perlas de infausta sabiduría? Pues no sé, tal vez sea masoquismo. Al menos, sirven para recordarnos de qué pasta están hechos los panistas encimados en el poder federal.

Luego de Fox, llegaría al máximo poder político del país, un tipo que creíamos, tenía más y mejores neuronas. Nos equivocamos. Yo me equivoqué, lo confieso. Al llegar Felipe Calderón, al cual ahora soportamos, llegó un abogado que en teoría, podía sacar al país del atolladero. No sólo no lo ha sacado, sino que sus decisiones nos tienen más que jodidos, involucrados todos en una ráfaga de violencia que no cesa.

 

Esquina-bajan

La trivialización de su lenguaje es la trivialización de la realidad. Ausentes realidad, sentimientos, valores, reflexión. "Haiga sido como haiga sido", espetó alguna vez, con el movimiento rítmico de su mano derecha; gesto que popularizó un comediante en un sketch televisivo. Ante tanto y tanto dolor de muertes infaustas por la "guerra" que éste declaró al crimen organizado, ¿cuál ha sido su balance? Calderón declaró en febrero de 2008, "Si bien hay bajas, le estamos metiendo muchos goles a la criminalidad". Uf. Más torpe y errática declaración que ésta, no puede haber. Una más en el marco del combate ante la crisis económica y la inseguridad: "no debemos aflojar el paso". Frase huera, sin valor, sin color ni vida. Ya sólo le queda entonces, pronunciar la frase célebre de los mexicanos: "échenle ganas". Patético.

Con granadas atacaron el Consulado General de los EU en Nuevo Laredo. Se ordenó el cierre de éste y la agencia consular en Piedras Negras (abril). En Mayacoba, Sonora, cien sicarios armados tomaron a todo el pueblo y fueron casa por casa buscando a varios sujetos para asesinarlos. En Torreón, una ola de secuestros y asesinatos tiene atemorizados a notarios, abogados, comerciantes, ganaderos. "Levantaron" a su cuate, Diego Fernández de Cevallos.

 

Letras minúsculas

¿Y los goles señor Presidente? El PAN, partido en el poder, en el limbo.