Redacción
La industria automotriz mexicana exigió al Gobierno del presidente Felipe Calderón realizar más reformas al decreto que permite la importación de autos usados procedentes de Estados Unidos y Canadá.
Los representantes de armadoras y distribuidoras de vehículos consideraron insuficientes las modificaciones que la Secretaría de Hacienda realizó a los requisitos para la importación de autos usados procedentes de Estados Unidos y Candá a permanecer en la franja fronteriza.

Dichas modificaciones incluyen una disminución de cinco años en la antigüedad de las unidades, es decir sólo se podrán importar vehículos con antigüedad de 10 años, y sólo se permitirá la entrada a unidades que en su país de procedencia estén autorizados para circular por sus características y cuestiones técnicas.

Sin embargo, para la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores estas nuevas disposiciones no son suficientes ya que se requiere la obligatoriedad de un seguro contra daños a terceros y un cálculo equitativo de impuestos.

"Sentimos una tremenda? y profunda decepción? del decreto porque hemos trabajado con ellos durante muchos meses ?y el que se haya ?publicado en estas condiciones nos resta ?tiempo que teníamos a favor", dijo José Gómez, presidente de la AMDA.

La industria automotriz ha formado un frente común al considerar que la importación de autos usados en la frontera norte se extiende a todo el país

México permitirá la importación total de autos usados a partir del uno de enero de 2009, en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

?"De continuar esta situación, para 2015 la industria nacional perdería 40% de las ventas del mercado interno", dijo César Flores, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

Este organismo considera que el año pasado se importaron e ingresaron al país más de 2.3 millones de autos usados procedentes principalmente de Estados Unidos.