Uno de los mafiosos de familia Genovese, Angelo Prisco, recibió la sentencia máxima en vida, por parte de un juez del Distrito Sur de Nueva York; se le imputan cargos de asesinato, chantaje y robo
Uno de los jefes de la familia mafiosa Genovese, Angelo Prisco, fue condenado hoy a cadena perpetua después de que un jurado lo declarara culpable de los delitos de asesinato, chantaje y robo, anunció la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York.

El máximo responsable de la Fiscalía, Preet Bharara, aseguró en un comunicado que la pena impuesta por la jueza Naomi Reice Buchwald pone fin a una "trayectoria de décadas" protagonizada por Prisco en las altas esferas de la familia Genovese, marcada por "la violencia y la intimidación" .

Según las autoridades estadounidenses, Prisco formaba parte de La Cosa Nostra desde finales de los años 70 y tras ascender en el escalafón de los Genovese se benefició de las actividades criminales que sus subordinados llevaban a cabo en Nueva York y el vecino estado de Nueva Jersey.

Entre las acciones que se le atribuyen está la organización del asesinato en 1992 de su primo y miembro de la Cosa Nostra, Angelo Sangiuolo, bajo las órdenes del que entonces fuera el máximo dirigente de los Genovese, Vincent Gigante.

Sangiuolo, quien presuntamente había robado a un compañero de la organización, recibió tres balazos al salir de un local del barrio neoyorquino de El Bronx en el que Prisco le había citado, según la Fiscalía.

A este último también se le consideró culpable de varios atracos a mano armada perpetrados en joyerías neoyorquinas entre 1991 y 1992, con los que el capo obtuvo 20 mil dólares en metálico y una bolsa con oro valorado en 50 mil dólares.

El pasado abril y tras dos semanas de juicio, el jurado halló a Prisco culpable de asesinato, chantaje, robo, extorsión y gestión ilegal de un local de juego, además de conspiración al organizar y autorizar numerosos robos en viviendas, en los que su equipo ataba y agredía a los inquilinos.

"Prisco era el que daba luz verde a los robos y percibía parte del botín" , aseguró en el comunicado la Fiscalía, que también logró que se le condenara por extorsionar a varias empresas de los distritos neoyorquinos de Manhattan, Brooklyn y El Bronx.

Las autoridades precisaron que el capo mafioso extorsionó al propietario de una empresa constructora de Manhattan en 1997 y de nuevo en 2004, para conseguir un total de 50 mil dólares.