La confirmación, aprobada por 80 votos a favor y 17 en contra, fue de inmediato aplaudida por grupos representantes de los sectores hispanos de Estados Unidos.
Washington, EU.- El Senado de Estados Unidos confirmó el nombramiento de la hispana Hilda Solís como secretaria del Trabajo en el gabinete del presidente Barack Obama.

La confirmación, aprobada por 80 votos a favor y 17 en contra, fue de inmediato aplaudida por grupos representantes de los sectores hispanos de Estados Unidos.

La aprobación de Solís, de 51 años, había sido demorada debido a cuestionamientos planteados por legisladores republicanos sobre su política sindicalista y revelaciones de problemas tributarios de su esposo.

Sin embargo, los legisladores republicanos le dieron hoy vía al retirar una moción que exigía que ésta debía superar un mínimo de 60 votos para impedir cualquier maniobra dilatoria.

El Consejo Nacional de la Raza (NCLR), la mayor organización hispana de Estados Unidos, aplaudió la confirmación que ocurrió en un momento en que el país ve crecer el problema del desempleo como consecuencia de la crisis financiera.

Solís es "la persona adecuada en el momento adecuado" para todos los trabajadores del país, señaló Janet Murguía, presidenta de NCLR en una declaración.

"Los trabajadores de Estados Unidos necesitan un líder que les defienda en momentos en que afrontan desafíos sin precedente", agregó. "America's Voice", una organización que promueve la reforma migratoria en Estados Unidos, dijo que estaba complacida por la aprobación, pese a "la larga espera".

Frank Sharry, su director ejecutivo, manifestó en una declaración que Hilda Solís, comprende los problemas de los trabajadores y es partidaria de reformar el sistema de inmigración.

Según Sharry, ese sistema es "disfuncional" y conduce a la explotación de los trabajadores en Estados Unidos. "Cuando millones de trabajadores indocumentados no cuentan con la protección de la ley se alienta a empleadores inescrupulosos a reducir los salarios y las condiciones laborales de todos los trabajadores", señaló.

La Unión Internacional de Trabajadores de Servicios, que cuenta con más de dos millones de miembros en Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico, dijo que la confirmación demuestra que "el sueño americano todavía está vivo".

En una declaración, la SEIU señaló que para Solís sus funciones como secretaria de Trabajo no serán una labor más "sino la culminación de toda una vida de acción en favor de la gente que trabaja".

Solís, hija de una nicaragüense y un mexicano, fue miembro demócrata de la Cámara de Representantes por las circunscripciones 31 y 32 de Los Angeles (California) desde 2001 hasta su nombramiento como secretaria del Trabajo.

En el Congreso de Estados Unidos, Solís se destacó por su trabajo en favor de la expansión de los servicios de atención médica, la protección del ambiente y de las familias de trabajadores.

También promovió la promulgación de una ley para financiar la capacitación de trabajadores desplazados, de jóvenes en peligro social e individuos de familias bajo el nivelde la pobreza.

En 2007, Solís fue designada miembro de la Comisión de Seguridad y Cooperación en Europa y del Grupo Interparlamentario Estados Unidos-México.

En junio de 2007 fue elegida vicepresidenta del Comité General para la Democracia, los Derechos Humanos y Problemas Humanitarios de la Comisión Helsinki.

Solís es el único funcionario electo de Estados Unidos que ha formado parte de ese comité.

Como defensora del ambiente, también fue la primera mujer que recibió el Premio John Kennedy al Valor Destacado por sus actividades ecológicas.