Notimex
Caracas.- El gobierno venezolano afirmó hoy que la demanda de la trasnacional Exxon Mobil contra Petróleos de Venezuela (Pdvsa) responde más a una guerra económica del imperialismo contra este país sudamericano que a un problema comercial.
'Nuestro gobierno, nuestro pueblo, enfrentarán las pretensiones del capital trasnacional. Estamos defendiendo los derechos de nuestro país, de nuestra empresa contra el atropello de la norteamericana Exxon-Mobil", aseveró el ministro de Energía, Rafael Ramírez.

El también presidente de PDVSA sostuvo que el gobierno de Venezuela 'no se va a asustar ni va a retroceder en defensa de nuestra política petrolera, que es fundamental para sostener nuestra Revolución y devolver al pueblo lo que al pueblo le pertenece'.

Ramírez advirtió al 'enemigo yanqui' y a sus 'lacayos internos' de la oposición: 'aquí están los trabajadores de nuestra industria petrolera dispuestos a movilizarnos hasta las últimas consecuencias en defensa de nuestra industria petrolera, de nuestra soberanía'.

En un acto con trabajadores de un complejo petrolero de Puerto La Cruz, en el oriental estado de Anzoátegui, el funcionario acusó al 'imperio' estadunidense de utilizar a Exxon para una acción judicial en contra de PDVSA en una guerra económica.

Al gobierno del presidente Hugo Chávez le asiste 'la razón histórica de defender el manejo de nuestros recursos estratégicos', insistió Ramírez al iniciar una campaña nacional de información y movilización contra la demanda de Exxon Mobil.

'No estamos hablando de cualquier cosa, estamos hablando de petróleo. Por el petróleo (los estadunidenses) invadieron a Irak, por petróleo nos dieron un golpe de Estado (en 2002) y ahora por el petróleo pretenden desestabilizar a nuestro gobierno", sentenció.

Exxon Mobil logró que tribunales de Estados Unidos, Reino Unido y Holanda congelaran activos de PDVSA por más de 12 mil millones de dólares, tras una demanda de arbitraje ante el Centro Internacional de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial.

El ministro Ramírez afirmó el pasado lunes que el congelamiento de activos de PDVSA 'está vinculado a la política del gobierno de Estados Unidos' que busca una 'guerra económica' contra Venezuela.