LA JORNADA
México, D.F. .- En un momento en que los precios internacionales del petróleo inyectan a las arcas públicas miles de millones de dólares no considerados en el presupuesto, el gobierno federal contrató en los primeros cuatro meses del año nueva deuda en el mercado interno por 105 mil 613 millones de pesos, de acuerdo con reportes oficiales.
Al inicio de este mes, el saldo del endeudamiento del gobierno federal en el mercado interno, realizado a través de la emisión de bonos de la deuda pública, llegó a un monto sin precedente de 2 billones 831 mil 97 millones de pesos, 3.5 por ciento más que el saldo reportado en diciembre de 2007 y un monto equivalente a 30 por ciento del producto interno bruto (PIB), según informes del Banco de México.

La deuda interna adicionada por el gobierno en lo que va de este año, 105 mil 613 millones de pesos, implica que la actual administración mantiene un ritmo de endeudamiento de 844 millones de pesos por día, mientras del otro lado de la caja registradora sigue en aumento el ingreso por el elevado precio del petróleo de exportación.

En lo que va del año, el precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo crudo de exportación se ubica en 86.3 dólares por barril, 37.31 dólares arriba de la referencia de 49 dólares empleada por el Ejecutivo y el Congreso para la elaboración del presupuesto de gasto de la Federación para 2008. Una tercera parte de los recursos fiscales del Estado son originados por la exportación de petróleo.

De mantenerse los precios actuales del petróleo -y nada sugiere que vayan a bajar sensiblemente en los siguientes meses- el Estado dispondrá este año de recursos excedentes por al menos 16 mil millones de dólares, unos 172 mil millones de pesos, según cálculos independientes basados en la plataforma de exportación de crudo.

La deuda contratada por el gobierno federal en el mercado interno tiene dos grandes componentes: la emitida directamente por la administración central y la que corre a cargo del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), derivada de las operaciones de rescate bancario de 1995. En ambos casos, las nuevas contrataciones tienen básicamente el propósito de refinanciar pasivos existentes.

En cuanto a la deuda interna del gobierno federal, la información del Banco de México, citada esta semana en un reporte de Accival, la casa de bolsa de Banamex-Citi, indica que al 9 de mayo alcanzó un saldo de dos billones 119 mil 284 millones de pesos, una cantidad superior en 83 mil 513 millones de pesos a la registrada al cierre de 2007. La variación representó un incremento de 4.10 por ciento.

Mientras, la deuda emitida por el IPAB -que en última instancia tiene la garantía gubernamental- se situó el 9 de mayo en 711 mil 813 millones de pesos, 22 mil 100 millones de pesos más que en diciembre, para una variación de 3.20 por ciento.

El principal componente de la deuda interna gubernamental está representado por los llamados Bonos M, de los que el 9 de mayo pasado circulaban por un monto de un billón 23 mil 66 millones de pesos, 8.55 por ciento más que en diciembre de 2007. El segundo rubro fueron los Bonos de Desarrollo D (Bondes D), con un monto en circulación de 385 mil 633 millones de pesos, 8.66 por ciento más que al cierre del ejercicio pasado, de acuerdo con los datos oficiales.