Islamabad.- La Corte Suprema de Pakistán se declaró competente el viernes para decidir sobre un decreto que amnistía a Benazir Bhutto, contrariando una vez más los planes del presidente Pervez Musharraf para mantenerse en el poder gracias a un acuerdo con la ex primera ministra.
Formalmente, esta decisión significa que Bhutto, que se exilió en 1999 para escapar de las acusaciones de corrupción cuando estuvo al frente del gobierno (1988-1990 y 1993-1996), puede volver a Pakistán el 18 de octubre, como ha prometido, ya que se beneficiará del decreto de amnistía firmado por Musharraf.

Sin embargo, la ex primera ministra podría ser arrestada posteriormente y acusada, si la instancia judicial más alta de Pakistán invalida ese decreto.

La Corte admitió cinco recursos presentados contra el decreto firmado por el general Musharraf hace una semana que prevé amnistiar a personalidades políticas implicadas en casos de corrupción entre 1985 y 1999, entre ellas Bhutto.

Esta última había puesto esa amnistía como condición indispensable a un posible acuerdo para compartir el poder con el jefe del Estado saliente en las elecciones legislativas previstas para mediados de enero de 2008.

El Supremo paquistaní empezará a examinar los recursos dentro de tres semanas, declaró el viernes su presidente, el juez Iftikhar Muhammad Chaudhry.

"Los beneficiarios no podrán valerse de protección alguna (contra sus acusaciones) si esta corte juzga que ese decreto no es conforme a la Constitución", insistió.

"No nos pronunciamos contra casos en particular; simplemente debemos examinar ese texto", concluyó el juez Chaudhry.

Bhutto y el general Musharraf, que se hizo con el poder hace ocho años con un golpe de Estado incruento, están a punto de alcanzar un acuerdo para compartir el poder.

Musharraf ganó el sábado la elección presidencial con sufragio indirecto en el Parlamento y las asambleas provinciales pero no ha podido proclamar su triunfo.

Su suerte depende del fallo de la Corte Suprema sobre unos recursos presentados por la oposición, para la que Musharraf no es reelegible.

Ese fallo no tendrá lugar antes del 17 de octubre, fecha del comienzo del examen de los recursos.

"Benazir Bhutto volverá a Pakistán el 18 de octubre; no cambiará su programa por los consejos de quien sea o porque hay un litigio jurídico", declaró a la AFP el senador Babar Awan, uno de los dirigentes del Partido del Pueblo Pakistáni (PPP) de Bhutto.

Por el contrario, el ministro de Ferrocarriles, Sheikh Rashid, próximo a Musharraf, se preguntó por el hecho de que "si las acusaciones de corrupción no son finalmente retiradas contra Bhutto, ?por qué tendría que volver?".

"La actividad de la justicia abrió una nueva era y nos ha puesto en una situación nueva", declaró en una entrevista con la AFP.

Allegados al presidente dieron a entender, por su parte, que si la Corte Suprema no confirma su reelección, el sábado pasado, Musharraf podría declarar la ley marcial.

En caso de acuerdo entre Bhutto y Musharraf, ése se concretaría en una alianza entre el partido del general y el influyente PPP en las legislativas.

En el marco de ese acuerdo, Bhutto volvería a ser primera ministra y Musharraf seguiría siendo el presidente del país, contando con la mayoría en el Parlamento.