Rosendo Zavala
Mientras las patrullas nuevas de la Policía Municipal continúan guardadas, los asaltos continúan en la ciudad, entre ellos el cometido a una sucursal bancaria.
Tras despojar con pistola en mano a un taxista que abordó en la zona centro, un ladrón llegó hasta la sucursal bancaria, donde otro hombre que había perpetrado un asalto ya lo esperaba para darse a la fuga.

El atraco se registró a las 10:40 horas de ayer en el Banregio del cruce del periférico LEA y Puerto Rico de la colonia Latinoamericana, donde los delincuentes se apoderaron de una suma económica aún no establecida.

El plan

En el cruce de Allende y Corona un hombre abordó el taxi Nissan, matrícula 3907 CTX, que manejaba Jorge Alberto García Contreras, a quien le pidió una carrera hasta el cruce de Abasolo y Veracruz de la colonia República.

Una vez en el punto indicado, el "pasajero" sacó la pistola con que amenazó al trabajador del volante para obligarlo a bajar mediante amenazas e insultos, acelerando la marcha del automóvil gris modelo 2007 para avanzar por el periférico LEA al poniente.

Cuando el carro de alquiler se perdía en la distancia, el ruletero de 18 años comenzó a caminar para tratar de llegar a su base y narrar lo ocurrido, aunque lejos estaba de pensar que su auto sería encontrado por la Policía casi de inmediato.

Aterrorizado por su mala suerte, el chofer se percató minutos después de que su carro había sido utilizado para cometer un asalto bancario, por lo que llegó al lugar del atraco para ver lo que en realidad ocurría.

Ejecutan el ataque

Mientras el desconocido conducía el taxi hasta el Banregio que ya tenía en la mira, otro hombre aprovechaba para introducirse al banco, donde con una pistola amenazó al empleado de la caja 3 para despojarlo de todo el dinero que había en esos momentos.

Acto seguido, el ladrón salió a la calle, donde esperó algunos segundos hasta que pasó el carro robado, en el que subió para luego escapar por el periférico, donde doblaron por el bulevar Venustiano Carranza al norte.

Poco después, la agente del Ministerio Público Yadira Flores García acudió al negocio junto a un grupo de policías ministeriales, quienes se movilizaron tras la alerta enviada por la activación del Código Rojo minutos antes.

La fiscal se adentró en la institución con los peritos, quienes comenzaron a recabar las evidencias dejadas por el delincuente en el ataque, que no alcanzó a ser descrito por los empleados, que seguían sobresaltados por el asalto a mano armada de que habían sido testigos.

Durante los primeros interrogatorios, los oficinistas manifestaron que el solitario ladrón portaba un arma corta y se dirigió directo a una de las cajas, amagando al encargado para exigirle el dinero, aunque en ningún momento trató de asaltar a los clientes.

Encuentran el taxi

Al mismo tiempo, agentes ministeriales tomaban conocimiento del hallazgo de un taxi con las características del boletinado, por lo que sin dudar llegaron al estacionamiento de una casa de préstamos, en el cruce de Venustiano Carranza e Hinojosa.

Apoyados en especialistas de criminalística, los oficiales comprobaron que el carro era el mismo que los ladrones utilizaron para cometer el hurto del banco, pues la sospecha que tenía fue disipada por el taxista afectado, quien llegó al lugar para reconocer el vehículo.

Debido a eso, el despliegue policiaco que se arremolinaba en el edificio bancario se dividió y pronto se concentró en el sitio del hallazgo, donde los empleados del lugar aseguraban no haber visto nada extraño.

Con un semblante de mayor tranquilidad, el taxista Jorge Alberto García describió al sujeto que lo asaltó violentamente a escasas cuadras de donde se registró el hurto, manifestando que era blanco y joven, además de vestir pantalón de mezclilla azul, sudadera negra al igual que los lentes que llevaba puestos.