El Gobierno de Nueva York anunció que expedirá licencias de conducir a los inmigrantes ilegales con pasaportes válidos, lo que reforzará la seguridad al crear un archivo con sus identidades.
Nueva York.- El gobernador Eliot Spitzer dijo ayer que la iniciativa "sacaría a la gente de las sombras" en la sociedad estadounidense.
"Ellos no necesitan ya esconderse y fingir que no están aquí", dijo Spitzer. "No seremos parte de lo que se ha propagado en el nivel federal -que si no admitimos que están aquí podemos negarles de alguna forma los servicios-. Ésa es una mala política".

El cambio en la política tiene el objetivo de mejorar la seguridad y reducir los pagos de las pólizas de seguros por parte de todos los automovilistas de Nueva York, por unos 120 millones de dólares anuales, dijo David Swarts, jefe de la oficina de vehículos motorizados.

Con la nueva medida, los inmigrantes, sin importar su situación, podrán presentar un pasaporte válido para solicitar la licencia. La política será aplicada por etapas, a partir de diciembre.