José Reyes / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Sería una lástima y una pena que la política social del presidente Felipe Calderón no se fortaleciera y más en un país donde son más de 40 millones de mexicanos que viven en condiciones de extrema pobreza, dijo Horacio del Bosque.
Vanguardia publicó que en el proyecto de presupuesto 2008 del Gobierno Federal se contempla la desaparición y la reducción de programas encaminados a atacar la pobreza.

El presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado consideró que se tiene que trabajar en dos vías: la del subsidio y la de la competitividad.

"Este es un país todavía de pobres y donde se requiere todavía la política de la subsidiariedad, que quiere decir que tengo que inyectarle directamente recursos a las familias para compensar la falta del ingreso", destacó Del Bosque Dávila.

"Lo ideal sería que un día no hubiera necesidad de estas políticas y como en otros países del mundo sea a través del autodesarrollo que la gente saliera de la pobreza extrema", recalcó.

El legislador local admitió que para esto se requiere que haya empleos bien pagados.

"Mientras no los haya, los gobiernos tienen la obligación de meterle recursos para compensar la falta o la baja de los ingresos", recalcó.