"Durante el tercer trimestre del año, la evolución de las cuentas externas del país resultó congruente con una recuperación moderada de la demanda externa, así como con mayores niveles de gasto doméstico y de actividad productiva", precisó el banco central.
México, D.F..- México registró un déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos de 4.543 millones de dólares en los primeros nueve meses del año, 50.8% menor respecto al anotado en el mismo período de 2008, informó hoy el Banco de México (Banxico).

El banco central precisó que este saldo de la cuenta corriente equivale a 0.7% del Producto Interior Bruto (PIB).

En el tercer trimestre del año, en cambio, la balanza de pagos registró un déficit de 1.911 millones de dólares, cifra inferior al déficit de 4.345 millones de dólares en los mismos meses de 2008.

El emisor explicó en un comunicado que el saldo favorable entre julio y septiembre fue resultado de una combinación entre déficit en la balanza comercial (3.145 millones de dólares), de servicios no factoriales (2.611 millones) y de servicios factoriales (1.605 millones); y superávit en la cuenta de transferencias (5,450 millones).

Los servicios no factoriales incluyen principalmente el turismo, los factoriales el pago de interés al exterior, y la cuenta de transferencias contempla las remesas que llegan del extranjero.

"Durante el tercer trimestre del año, la evolución de las cuentas externas del país resultó congruente con una recuperación moderada de la demanda externa, así como con mayores niveles de gasto doméstico y de actividad productiva", precisó el banco central.

El organismo explicó que en el tercer trimestre se obtuvo un déficit "en buena medida" por "un repunte de las importaciones de mercancías, en un contexto en el que las exportaciones de bienes y servicios han tendido a dejar de contraerse al ritmo que lo venían haciendo en los trimestres previos".

Para el banco, las exportaciones mexicanas empiezan a mostrar la recuperación de la actividad económica global, y fueron impulsadas además por el "desvanecimiento" de los efectos del brote de la gripe A sobre el turismo, y el restablecimiento de la actividad en algunas plantas automotrices.

El valor de las exportaciones de mercancías en el tercer trimestre fue de 58.162 millones de dólares, lo que significó una contracción anual de 25,9%.

Esta cifra resultó de la caída del 43,6% de las exportaciones petroleras, debido a reducciones tanto del precio promedio de la mezcla mexicana del crudo de exportación como del volumen exportado.

También obedeció a una disminución del 21,7% de las no petroleras por el debilitamiento del sector automotriz y de otras industrias exportadoras.

Por su parte, las importaciones de mercancías entre julio y septiembre sumaron 61.307 millones de dólares y experimentaron una contracción anual del 27,8%, a causa de una disminución del 45,2% de las importaciones de productos petroleros, principalmente.

Además, por la caída de compras al exterior de bienes de capital, del 27%; de consumo, del 33,3%, e intermedios, del 26,7%.

El ingreso de recursos al país por concepto de remesas familiares en el tercer trimestre fue de 5.356 millones de dólares, lo que representa una disminución del 16,3% respecto al mismo período de 2008, tras haber descendido 4,9% y 17,9% en el primero y segundo trimestres del año, respectivamente.

No obstante, en pesos mexicanos los ingresos por remesas se elevaron a tasa anual en el trimestre "como reflejo de la depreciación nominal del peso", detalló el Banco de México.

La cuenta de capital de la balanza de pagos en el tercer trimestre del año registró, por su parte, un superávit de 3.596 millones de dólares.

Finalmente, el emisor subrayó que la reserva internacional neta del Banco de México se ubicó en 76.122 millones de dólares.