Stephania Cardoso
Cara le salió la parranda a un joven trailero, luego de causar graves daños materiales en la colonia San José de los Cerritos, donde derribó un par de postes y una barda, lo que provocó que toda la colonia se quedara sin luz.
El accidente se registró a las 6:00 horas, cuando Víctor Hugo Ramírez Martínez, de 22 años, dormitó al volante del Kenworth Kenmex 98, con láminas 611DY6 del Servicio Público Federal, propiedad de Autotransporte Dasa.

Y es que según el conductor de la pesada unidad, que dijo tener dos meses trabajando como operador, y que tiene su domicilio en la calle Herminio Rebollo sin número, de la Colonia Zaragoza, apenas regresaba de trabajar.

Pero su estado de ebriedad era más que evidente, pues no se podía sostener en pie e insultaba a todos los vecinos del lugar, quienes molestos se reunieron en el sitio para impedir que huyera.

Según el peritaje de la Policía Municipal, el trailero circulaba de poniente a oriente por la calle Camino Real, pero al llegar al cruce con José de la Cruz Flores, ya no pudo sostener el volante.

Lo que provocó que se proyectara contra un poste de concreto, que no lo detuvo, así que siguió su marcha para derribar otro de madera propiedad de la Comisión Federal de Electricidad.

Y finalmente su loca carrera terminó en un domicilio, ubicado frente a la escuela primaria Ignacio Zaragoza, donde por el fuerte golpe que recibió en el labio, se despertó y bajo del camión para huir, pero no lo logró.

Los uniformados detuvieron a Víctor Hugo, quien fue puesto a disposición del Ministerio Público para que responda por los daños ocasionados.