Reportan autoridades que dos de las bombas estallaron hacia las 16:30 hora local en dos mercados diferentes de la ciudad y una tercera hizo explosión hacia la misma hora dentro de un minibús de transporte público, también próximo a un área comercial
Al menos dos personas han muerto y otras doce han resultado heridas al estallar tres bombas de forma casi simultánea en tres concurridos zonas de Katmandú, la capital de Nepal, informó a Efe una fuente policial.

Según un portavoz de la Policía, dos de las bombas estallaron hacia las 16,30 hora local (10,45 GMT) en dos mercados diferentes de la ciudad y una tercera hizo explosión hacia la misma hora dentro de un minibús de transporte público, también próximo a un área comercial.

Estas acciones de hoy son los primeros atentados que hay en Katmandú desde que el Gobierno firmó el acuerdo de paz con la guerrilla maoísta, el pasado noviembre, aunque por el momento ningún grupo se ha atribuido la autoría de los ataques.

En un principio el portavoz policial informó de dos muertos y catorce heridos, pero más tarde precisó que los heridos son doce, que han sido trasladados a distintos hospitales de la ciudad.

Según las primeras investigaciones, el artefacto que hizo explosión dentro del minibús era de fabricación casera y estaba elaborado con una bombona de gas.

Las otras dos bombas eran también caseras y similares a las utilizadas por la guerrilla maoísta cuando estaba activa, antes de la firma en noviembre del pacto de paz por el que se comprometió a dejar las armas y se integró en el Gobierno, donde ahora los ex rebeldes tienen varias carteras.

Por el momento la Policía no ha apuntado hacia ningún grupo, aunque según el portavoz hay varios sospechosos. En los últimos meses el Gobierno de Nepal ha mantenido divergencias con distintos grupos étnicos, los más activos los de la región de Terai, en el sur del país, que reclaman, entre otras cosas, mayor representación en el Parlamento.

El pasado marzo, cerca de una treintena de personas murieron en Terai en enfrentamientos entre el grupo regionalista Madhesi Janaadhikar Forum (MJF) y seguidores de los maoístas.

Nepal se encuentra en pleno proceso de transición, después de que en abril del año pasado una revuelta popular en Katmandú obligara al rey Gyanendra a abandonar sus poderes absolutos.

Ello permitió la apertura de negociaciones con los maoístas y la firma del acuerdo de paz con el Gobierno, que puso fin a una década de conflicto en el que murieron unas 13.000 personas.

Está previsto que el próximo noviembre el país himaláyico celebre elecciones para una Asamblea Constituyente que determinará si el país sigue siendo una Monarquía o si, como quieren los maoístas, se convierte en una República.