Insbruck, Australia.- Un activista australiano opuesto a la pornografía quiere que las autoridades de esta ciudad alpina retiren un crucifijo con una escultura de Jesús Cristo desnudo.
Martin Humer, que ganó notoriedad el año pasado después que pintó parte de una estatua de Mozart desnudo y le colocó plumas encima, presiona a las autoridades para que quiten el crucifijo de una plaza pública donde se exhibe desde hace 20 años, reportó el jueves el canal público de televisión ORF.

Humer, un ex fotógrafo de 82 años, dijo que junto a otros 100 activistas estaba organizando una protesta.

La alcaldesa de Innsbruck, Hilde Zach, rechazo la demanda y dijo que se negará a quitar el crucifijo. Dijo que era una obra de arte y no pornografía.

En marzo del 2006, la procuraduría de Salzburgo acusó a Humer y a un cómplice de vandalismo por desfigurar la estatua de ``Homenaje a Mozart'' con esmalte rojo y verde, y cubrirla con plumas blancas.