Notimex
Madrid.- La policía vasca desactivó hoy un artefacto explosivo con cinco kilos de cloratita en los juzgados de Getxo, Vizcaya, España, que un comunicante anónimo atribuyó a la organización separatista ETA, informaron medios locales.
Según señaló el Departamento vasco de Interior, el artefacto fue desactivado por los agentes de la Ertzaintza, la policía vasca, sin producir daños personales.

En una llamada telefónica, un comunicante anónimo avisó en nombre de la organización armada Patria Vasca y Libertad (ETA) de la colocación del artefacto.

El emisor anónimo alertó que estallaría en 30 minutos un artefacto explosivo en el edificio de los juzgados de Getxo.

La llamada se produjo sobre las 06:15 horas locales (07:15 GMT) al servicio de atención de emergencias 'SOS-Deiak de Vizcaya', en el País Vasco.

Los agentes policiales de la Ertzaintza que acudieron al lugar señalado por la llamada hallaron una mochila sospechosa junto a la puerta principal del inmueble.

Los agentes acordonaron el juzgado y la zona colindante, y procedieron a desactivar el artefacto sin que se produjeran daños personales.

Los expertos en desactivación de explosivos de la Ertzaintza examinaron el interior de la bolsa y comprobaron que contenía una olla cargada con cinco kilogramos de cloratita.

Además, la mochila contenía un cordón detonante y un temporizador, que los artificieros de la Policía Autónoma lograron desactivar sin causar daños personales.

Este tipo de artefacto explosivo es de los que ETA suele emplear, según destacó el departamento de Interior vasco.

Si se confirma que ETA es la responsable de la colocación de este artefacto, sería el primer intento de atentado después del que perpetró el pasado 9 de octubre.

En esa fecha, ETA colocó una bomba lapa en el carro del escolta de un concejal del Partido Socialista de Euskadi (País Vasco), Gabriel Giner, cuando estaba libre de servicio.

El escolta, militante del opositor Partido Popular, resultó herido con quemaduras de tercer y segundo grado.

Luego de que ETA rompió su 'alto el fuego permanente' el pasado 5 de junio, se han registrado intentos de atentado en siete ocasiones.

De todas ellas, ETA logró materializar dos, la primera de ellas el 25 de septiembre pasado, cuando explotó una bomba junto a la comisaria de la localidad guipuzcoana de Zarautz.

El otro atentado había ocurrido el 24 de agosto contra el cuartel de la Guardia Civil de la localidad vizcaína de Durango, donde dos agentes resultaron heridos leves.

El de agosto fue el primer atentado de ETA luego de anunciar su 'ruptura del alto el fuego permanente', el pasado 5 de junio.

ETA hizo efectiva la tregua el 24 de marzo de 2006, luego de haber emitido un anuncio 48 horas antes, pero nueve meses más tarde perpetró un atentado mortal en el aeropuerto Barajas de Madrid.

Ese atentado causó la muerte a dos ciudadanos ecuatorianos y provocó que el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero diese por terminado el proceso de paz abierto con ETA.