El Universal
Advierte el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados que la moneda mexicana tuvo una devaluación del 48.26% del 1 de septiembre de 2008 al 3 de marzo de 2009
El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados informó que la caída del peso frente al dólar se mantienen, pese al uso de las reservas internacionales por parte del Banco de México, y explicó que la moneda mexicana tuvo una devaluación del 48.26% del 1 de septiembre de 2008 al 3 de marzo de 2009.

Según el documento, "Manejo de las reservas internacionales y su impacto en el tipo de cambio", no obstante que el Banco de México ha reiterado que la utilización de las reservas no pretende establecer un nivel del tipo de cambio, "la disminución de las reservas no ha logrado frenar la depreciación del peso frente al dólar".

Datos del Banco de México detallan que del 31 de diciembre de 2008 al 6 de marzo de 2009, las reservas internacionales se redujeron 5 mil 619 millones de dólares para ubicarse en 79 mil 822 millones de dólares, el nivel más bajo desde el 10 de octubre de 2008, añade el informe dado a conocer este sábado.

Los principales usos de las reservas internacionales, en el periodo del 31 de diciembre de 2008 al 27 de febrero de 2009, fueron ventas de 3 mil 202 millones de dólares al Gobierno federal, de 3 mil 415 millones de dólares a la banca y el uso de mil 366 millones de dólares por otras operaciones netas, agrega.

"En el mismo periodo Pemex realizó depósitos de divisas a cuenta corriente por 2 mil 857 millones de dólares, mismas que no lograron compensar la venta de dólares a la banca".

El órgano legislativo reportó que el monto acumulado de dólares colocados por la subasta (19 mil 473 millones de dólares), entre el 8 de octubre de 2008 y el 6 de marzo de 2009, representa el 24.4% de las reservas internacionales (79 mil 822 millones de dólares) acumuladas al 6 de marzo de 2009.

Señaló que durante 2009, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estima una menor entrada de divisas por el bajo precio del petróleo, el descenso de las remesas familiares, estimado en alrededor del 6% y la reducción de la inversión extranjera en 32%, hecho que incrementará el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos.

Sin embargo, debido al aumento esperado del superávit de la cuenta de capital de la balanza de pagos (el cual se debe a un incremento en el endeudamiento del sector público y en menor medida de los activos en el exterior), se prevé que dicho superávit financie el incremento del déficit en cuenta corriente.

"Con ello, la variación de las reservas internacionales netas se prevé en alrededor de 3 mil 369 millones de dólares, por lo que se considera que de los aproximadamente 19 mil millones de dólares provenientes de la captación de divisas del sector público, estimado por la SHCP, y que se esperan poner a disposición del sector privado a través del Banco de México, no afectarán el saldo de las reservas internacionales", agrega el informe.