El proyecto estadounidense es "dañino, sin sentido e irritante", señaló Medvedev en sus declaraciones hechas al margen de la cumbre del G8 en la localidad italiana de L'Aquila.
L'Aquila, Italia.- En la disputa por el planeado escudo antimisiles de Estados Unidos, Rusia se declaró hoy dispuesta a renunciar a su plan de estacionar misiles de mediano alcance en su enclave de Kaliningrado, según declaraciones de hoy del presidente ruso, Dmitri Medvedev, citadas por la agencia Itar-Tass.

El proyecto estadounidense es "dañino, sin sentido e irritante", señaló Medvedev en sus declaraciones hechas al margen de la cumbre del G8 en la localidad italiana de L'Aquila.

El Kremlin está dispuesto a dejar de lado sus proyectos siempre y cuando Washington renuncie a su sistema de defensa antimisiles en el este de Europa, destacó.

A comienzos de semana, Medvedev había negociado sobre el tema con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la primera visita oficial de éste a Moscú.

El presidente ruso, por otro lado, no desmintió informaciones según las cuales el Kremlin quiere reforzar su presencia militar en el Asia central. Diarios rusos informaron hoy sobre negociaciones secretas al respecto en Kirguistán, en las que se habría hablado entre otros del estacionamiento de tropas rusas.

"Estamos interesados en que nuestras relaciones con Kirguistán sean como socios y a largo plazo", dijo Medvedev, que eludió desmentir las informaciones. "Eso incluye cuestiones estratégicas", añadió.