Londres.- La lucha contra el cambio climático también puede ser beneficiosa para la salud: las personas que comen menos carne no sólo reducen el impacto sobre el cambio climático sino que también reducen su riesgo de sufrir un infarto, subrayaron hoy investigadores en Londres.
Londres.- La lucha contra el cambio climático también puede ser beneficiosa para la salud: las personas que comen menos carne no sólo reducen el impacto sobre el cambio climático sino que también reducen su riesgo de sufrir un infarto, subrayaron hoy investigadores en Londres.

Si el consumo de carne se redujese en un tercio en el Reino Unido, se podrían evitar 18.000 muertes prematuras por año en este país, indican Sharon Friel y colegas de la Universidad Nacional Australiana en la revista británica "The Lancet", menos de dos semanas antes del inicio de la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático en Copenhague.

La agricultura y la producción de alimentos son responsables de entre el diez y 12 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo.

También andar en bicicleta o a pie tiene una doble utilidad: menos sustancias contaminantes en las calles significan también menos riesgos de problemas cardíacos o respiratorios, dice un artículo de la Universidad de Higiene y Medicina Tropical de Londres en "The Lancet".

Las personas harían algo por su salud personal si optan por circular en bicicleta o caminar. Esto reduciría sólo en Londres entre 3.500 y 7.200 muertes por año, indicaron los expertos.

Si las ciudades fueran diseñadas y construidas de manera tal que las personas hicieran más actividad física, redundaría más en el cuidado de la salud que fomentar el desarrollo de vehículos que emitan menos gases contaminantes.

Mejorar el aislamiento de las viviendas no sólo ahorra energía y, por lo tanto, reduce la emisión de gases de efecto invernadero, sino que también evitaría decesos por calor o frío extremo producto del cambio climático.

En el Reino Unido, las diversas medidas reducirán por año las muertes prevenibles en 5.500 y la emisión de dióxido de carbono en 41 megatoneladas, según indicaron otros investigadores de la Universidad de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

En India se podrían evitar 1,8 millones de muertes hasta el año 2020 si se utilizaran hasta entonces cocinas mejores, menos contaminantes.