Roma, Italia.- Eliminados Rafael Nadal y Roger Federer y tras una semifinales truncadas por las lesiones, Novak Djokovic es más favorito que nunca en la final del Masters Series de Roma, en tierra batida, que el número tres mundial disputará el domingo contra el suizo Stanislas Wawrinka.
La jornada del sábado fue corta en el Foro Itálico con dos semifinales que se saldaron con rápidos abandonos, ya que el estadounidense Andy Roddick se resintió en la espalda ante Wawrinka y el checo Radek Stepanek, 24 horas después de eliminar a Federer, estaba demasiado debilitado frente a Djokovic.

Dos abandonos que sin duda reavivarán la polémica sobre la dureza del calendario 2008, después de que otros tres tenistas (el argentino Juan Martín del Potro, el chileno Fernando González y el español Nicolás Almagro) tiraran la toalla en los días anteriores.

Nadal, rey de la arcilla y tricampeón del torneo que cayó esta vez en primera ronda, ya había protestado contra la sucesión sin ninguna semana de descanso de los cuatro torneos en tierra batida - Montecarlo, Barcelona, Roma y Hamburgo - justo antes de Roland Garros.

"Los jugadores que están en lo más alto de la clasificación o los que juegan mucho no están conformes con el calendario de este año", declaró Djokovic, al que no le gusta "ganar así" aunque esté "contento de llegar a la final de todos modos".

"Todos somos conscientes de que los Juegos Olímpicos dificultan las cosas.

No critico a nadie pero es muy importante proteger a los jugadores para que no sucedan estas cosas en los grandes torneos", insistió el ganador del último Open de Australia.

Djokovic, cuyo rival en cuartos, Nicolás Almagro, también abandonó el viernes, llega por tanto de lo más fresco a la final. A sus 20 años y tras su primera victoria en Grand Slam en Melbourne, seguida por su triunfo en Indian Wells, tiene todo lo necesario para ganar ante Wawrinka, de 22 años.

El suizo, 24º jugador mundial que el lunes entrará en el Top 10, disputa su primera final de un Masters Series. Su mejor resultado de la temporada lo logró en Doha, a comienzos de año, cuando se inclinó en la final ante el escocés Andy Murray.

El serbio y el suizo se han enfrentado en total cinco veces desde 2006 y Djokovic ha ganado en tres ocasiones.