Washington, EU.- El Ejército estadounidense necesitará tres o cuatro años para recuperarse de los repetidos despliegues de tropas en Irak, incluso con la prevista disminución de la cantidad de soldados para el próximo año, aseguró un alto militar este lunes.
El general George Casey señaló que el Ejército se encuentra "extralimitado" luego de seis años de guerras en Afganistán e Irak, y de enfrentar solicitudes impredecibles en un tiempo de "persistentes conflictos".

"Extralimitado no significa ni quebrado ni vacío, pero sí nos encontramos exigidos por las demandas actuales", dijo Casey.

"Sabemos que era preciso ir, y nos tomará tres o cuatro años y una sustancial cantidad de recursos para que volvamos al equilibrio", aseguró el militar a periodistas durante una conferencia anual del Ejército.

La presión sobre el Ejército se intensificó a principios de año cuando el presidente estadounidense George W. Bush decidió aumentar el número de soldados en Irak como parte de los esfuerzos para controlar la creciente violencia sectaria.

Para cumplir con la demanda de más tropas, el Ejército debió ampliar la permanencia de las unidades desplegadas en Irak de 12 a 15 meses. De lo contrario, se habrían enviado efectivos que tuvieron menos de un año para descansar y entrenar.

En septiembre, Bush anunció una disminución de las tropas en Irak a mediados de 2008, lo que llevaría al número de soldados de 165.000 a entre 140.000 y 130.000.

No obstante, el secretario del Ejército Pete Geren aseguró que todavía es "imposible predecir" cuanto se deberá mantener la permanencia de las tropas en 15 meses, tiempo que permite capacitar soldados para ser enviados a Irak y Afganistán.

Desde la invasión de Irak en 2003, unos 3.773 soldados estadounidenses han muerto en la guerra y cerca de 27.850 resultaron heridos en combate.