Liz Sidoti / AP
Manchester, Nueva Hampshire.- Las primarias en Nueva Hampshire se efectuarán el 8 de enero, pero las incertidumbres abundan:
* No hace falta estar registrado con un partido para votar; los independientes son admitidos en los comicios de republicanos y demócratas y pueden resultar imprevisibles.

* Muchos republicanos afirman que todavía no han decidido por quién votarán.

* Ron Paul, un legislador de Texas con tendencias libertarias al que se le daban pocas posibilidades, súbitamente parece que podría dar pelea.


Las encuestas reflejan una contienda reñida entre Mitt Romney, Rudy Giuliani y John McCain. Indican asimismo que Fred Thompson, Mike Huckabee y Ron Paul podrían complicar las cosas más todavía.

Esta vez hay muchos candidatos que podrían dividir el voto, lo que puede dar lugar a sorpresas. Nueva Hampshire, un estado que generalmente da prioridad a políticas conservadoras en el plano económico más que en el social, los candidatos se venden como políticos que favorecen la reducción de impuestos y la restricción de gastos.

"Es lo mismo de siempre", dijo el presidente de la estructura republicana estatal, Fergus Cullen. "Hay pocos estados a los que todos los candidatos van y usan todos sus recursos. Hoy tenemos cinco o seis candidatos que apuestan fuerte" a


Nueva Hampshire.

Romney, ex gobernador del vecino estado de Massachusetts, encabeza las preferencias con leve ventaja en la mayoría de las encuestas. Puede ser considerado un residente a tiempo parcial en el estado, ya que tiene una casa para sus vacaciones y ha venido casi todas las semanas para promover su candidatura.

Giuliani, quien encabeza la mayoría de las encuestas a nivel nacional, se está concentrando de lleno en Nueva Hampshire ahora luego de dejarla un poco de lado. Visitó el estado ocho veces en tiempos recientes.
Está cortejando el voto de moderados e independientes con un mensaje en el que destaca el sólido estado financiero en que dejó a la ciudad de Nueva York tras su gestión como alcalde y su manejo de la crisis derivada de los ataques del 11 de septiembre del 2001.

McCain sigue siendo muy popular entre quienes votaron por él en el 2000. En esa ocasión, sin embargo, recibió el apoyo de numerosos independientes. Esta vez no tiene ese respaldo garantizado.

De todos modos, McCain confía en que Nueva Hampshire reviva su campaña, que ha sufrido muchos tropiezos.

Thompson ha visitado el estado sólo tres veces en dos meses y no tiene una buena estructura aquí. Huckabee cuenta con bastante apoyo, pero poco dinero. Paul podría sumarse a la pelea. Se opone a la ocupación de Irak y sus matices libertarios caen bien en el estado.

Difunde avisos por radio y televisión y acaba de recaudar 4.3 millones de dólares en un día.

Nueva Hampshire realiza la primera elección partidaria de la nación desde 1920, pero ahora lo hará cinco días después del no menos importante estado de Iowa.

Las encuestas indican que cuatro de cada 10 indecisos piensa votar en las elecciones demócratas. Otro 40% dice no haber decidido qué hará y el 19% afirma que votará en las internas republicanas, según el Instituto de Política del Saint
Anselm College.

Entre los republicanos abundan quienes dicen que no decidieron por quien votar o que admiten que pueden cambiar de opinión en cualquier momento.
Shannon McGinley, una ama de casa, es un ejemplo típico de votante indeciso. Un día de principios de noviembre asistió a una presentación de Thompson y a otra de Giuliani, tras lo cual dijo que le gusta Huckabee.

"Sigo buscando un candidato", expresó McGinley, de 37 años.

"Tiene que ser inteligente y saber comunicarse".

Noel Rainville, una jubilada de 65 años, votó por Bush en el 2000 y se sintió defraudada. Ahora estudia bien el panorama y todavía no decidió por quién votar.

"Jamás me imaginé que estaríamos en esta situación", comentó, aludiendo a Irak.

Rainville dice que se inclina por Giuliani o McCain. "Se desempeñaron bien en sus cargos y considero que son honestos. No estoy tan segura de que los otros también lo sean". (AP)


LAS SORPRESAS
> En tiempos recientes ha habido muchos casos en los que el electorado votó por candidatos rezagados en Nueva Hampshire y estremeció las internas republicanas.

* En 1996, Patrick Buchanan terminó primero, delante de Bob Dole, con el 27% de los votos.

* Cuatro años antes, Buchanan había obtenido el 37%, pero perdió ante George H.W. Bush padre.

* En el 2000, McCain superó por 19 puntos al favorito de la cúpula partidaria, George W. Bush.