Universal
Los Zorros marcan dos goles en Argentina y dan un paso importante rumbo a semifinales
Buenos Aires.- El respiro profundo de Miguel Angel Brindisi al final del partido evidenció lo difícil que fueron los 90 minutos para los Rojinegros del Atlas.

El técnico argentino no dejó de observar el cronómetro, luego del tanto de Jorge Torres que le permitió a los tapatíos lograr el 2-2 ante Boca Juniors, empate que los deja con ventaja para encarar el duelo de vuelta en la cancha del Jalisco.

Por ello, cuando el árbitro Wilmar Roldán pitó el final del cotejo, el estratega suspiró y volteó al cielo, como si estuviera agradeciéndole al Creador el haber conseguido una igualada de oro del estadio José Amalfitani, casa del Vélez Sarsfield.

El partido no fue el mejor para los tapatíos, a tal grado que Bruno Marioni no ocultó su molestia por los constantes errores que se cometieron en el sector defensivo.

"No fue el equipo que necesitábamos, al que estábamos acostumbrados. Cometimos muchas desatenciones, fuimos muy imprecisos con el balón, pero bueno, este resultado nos da ánimos para la vuelta", dijo.

Los Zorros tuvieron la ventaja en los albores del encuentro, gracias a un tanto de Omar Flores a los cinco minutos de acción.

Parecía que era suficiente, ya que los xeneizes se mostraron imprecisos, cayendo en el juego de los mexicanos, pero pronto se repusieron cuando Hugo Ayala envió el balón a propio marco que puso el 1-1.

Entonces, el partido cambió radicalmente; los sudamericanos tuvieron muchas llegadas. Una y otra vez, el marco de Jorge Rodrigo Bava se estremeció con los disparos de los atacantes boquenses.

Una falla en la zaga, al 65', le permitió a Boca irse al frente en el marcador gracias a un gol de Julio César Cáceres.

El duelo parecía liquidado, y más cuando los dirigidos por Carlos Ischia, en lugar de bajar su rendimiento, mostraron gran interés por lograr una ventaja mayor.

Nadie contaba con el Atlas, todo parecía indicar que la suerte estaba echada, pero no fue así; cuando el tiempo estaba por expirar, Jorge Torres dio un cabezazo que venció a Mauricio Caranta, tanto que enmudeció a los miles de aficionados que se dieron cita al inmueble.

"No todo está en nuestro favor, sabemos que en casa nos espera un rival complicado, que tiene muy buenos jugadores, y no podemos excedernos en confianza, aunque debemos de aprovechar la ventaja que significan los dos goles de visitante", señaló Ulises Mendívil.

Brindisi puede trabajar tranquilo; la igualada le permitirá entrenar sin presión alguna para mejorar algunos aspectos, sobre todo en la defensiva y tratar de avanzar, por primera vez en la historia rojinegra a una semifinal de Copa Libertadores, "Boca sigue siendo favorito, pero tenemos la oportunidad de ganarles", dijo Marioni.