"Estoy contento de volver a casa, he vivido allí cinco años y siento que es mi segundo hogar. La gente allí es muy amable y divertida", afirmó el tejano de Astana, segundo de la general a 22 centésimas del suizo Fabian Cancellara.
Perpiñán, Francia.- El estadounidense Lance Armstrong se mostró hoy "encantado" de regresar a Gerona, ciudad de partida de la etapa de mañana y donde tuvo su segunda residencia durante cinco años y donde preparó varios de sus siete asaltos al Tour de Francia.

"Estoy contento de volver a casa, he vivido allí cinco años y siento que es mi segundo hogar. La gente allí es muy amable y divertida", afirmó el tejano de Astana, segundo de la general a 22 centésimas del suizo Fabian Cancellara.

Armstrong consideró "interesante" la etapa de hoy, en la que reconoció que el viento les obligó a rodar muy concentrados.

"Ha sido un día difícil para mi pero he logrado acabarlo sin problemas, me he mantenido junto a los más fuertes del pelotón", señaló.

"Sabíamos que iba a haber viento. Le dije a (Alberto) Contador que hoy era un día complicado y puede que se haya dado cuenta de que sé como funciona esto del Tour de Francia", agregó.

El español se quedó cortado en un abanico en la etapa de hace dos días, con final en La Grande-Motte, por lo que perdió 41 segundos.

El tejano indicó que las obligaciones diarias con la prensa no le suponen un problema particular.

"Es una obligación para nosotros, porque la gente quiere saber lo que pasa en el pelotón. Además, a vosotros (los periodistas) os conozco desde hace años, no es como si hablara con extraños", dijo.