Arturo Estrada
La obesidad entre la población coahuilense es cada vez más preocupante. No sólo es un malestar que afecta a la mayoría de los adultos o que está ganando terreno en la niñez; ahora hay datos que señalan que la mitad de los adolescentes sufren de este problema.
"Los estados del norte están destacando en el consumo de comidas rápidas, y desgraciadamente Coahuila está en los primeros lugares. En el sur tienen menos consumo de estos alimentos y, por tanto, menos incidencia de sobrepeso", afirmó el subsecretario de Fomento Sanitario del Estado, Jorge Durón Martínez.

Sostuvo que se efectúan estrategias en las instituciones educativas para contrarrestar el problema del sobrepeso.

"Hemos hecho el acercamiento con la Secretaría de Educación, el apoyo ha sido total en el sentido de dejarnos trabajar con los profesores por el área de Regulación Sanitaria, para que nos notifiquen de la presencia de vendedores ambulantes, como también con los municipios para que no otorguen usos de suelo frente o cerca de las escuelas a estos vendedores", dijo.

Asimismo, apuntó que se ha trabajado sobre una norma en que se establece una obligatoriedad por parte de la Secretaría de Salud y de la SEC de buscar los mecanismos para educar a los niños y a los padres de familia sobre todo, y poner a discusión de los educandos la alimentación.

"Está por salir una norma para regular a los vendedores ambulantes, controlar que no se permitan a una distancia menor de los 50 metros del perímetro de las escuelas", agregó.

Consideró que antes de llegar a las prohibiciones o imposición de dietas, se debe generar una cultura de nuevos hábitos.
Para lograr esto, agregó, la participación de los padres es fundamental, pues son los primeros en imponer los hábitos alimenticios de sus hijos.