Tokyo, Japón.- Los dos candidatos a la sucesión de Shinzo Abe se enfrentaron el viernes en el primer debate de su breve campaña electoral en Tokio y el favorito, Yasuo Fukuda, prometió ser más moderado que el renunciante Primer ministro conservador.
Fukuda, veterano de la política, abogó a favor de ejercer el "diálogo y la presión" con Corea del Norte, un espantajo de la derecha, mientras que su rival Taro Aso, nacionalista, lo acusó de debilidad y prometió una línea dura.

Abe hizo una parte de su carrera política basada en la intransigencia sin falla respecto de la dicatdura comunista de Corea del Norte.

Ante las cámaras y muchos periodistas, el moderado Fukuda defendió una visión menos patriótica de la historia contemporánea de Japon que la de su adversario, considerado un "halcón" cercano a Abe.

"Es problemático considerar todo como una visión masoquista de la historia", respondió, en alusión a la expresión favorita de los historiadores revisionistas japoneses, quienes fustigan la versión oficial del expansionismo nipón y de la Guerra del Pacífico (1941-45).

Fukuda se opuso a Aso sobre el asunto muy sensible de la sucesión imperial, sugiriendo que no se opone a la ascensión de mujeres al Trono del Crisantemo, tema tabú en Japón.

Abe y Aso son partidarios de las reglas de la sucesión patrilineal en vigor en la actualidad.

De 71 años de edad, Fukuda es favorito para suceder a Abe, al obtener el apoyo de una larga mayoría de parlamentarios del Partido Liberal Demócrata (PLD) en el poder.

El PLD elegira el domingo próximo a su nuevo presidente, que será automáticamente el Primer ministro de Japón.