El Universal
Claudia Talancón, Daniel Giménez Cacho y José María de Tavira se preparan para "Arráncame la Vida"
México.- Ana Claudia Talancón se cortará el cabello y aprenderá equitación; Daniel Giménez Cacho ya subió siete kilos y José María de Tavira toma clases de dirección de orquesta.

Todo, para darle veracidad a sus personajes en "Arrácame la Vida", adaptación cinematográfica de la novela de Angeles Mastretta, que iniciará rodaje el 30 de septiembre.

"Me van a cortar el cabello, y hemos estado probando distintos peinados para el personaje. Se va a trucar (con la cámara) para que parezca que tengo el cabello corto. "El primer día de mis clases de equitación fue difícil, ahora, pues ahí voy poco a poco", explicó Talancón.

"Arráncame..." ha sido traducida a 11 idiomas y narra el amor sumiso de Catalina por el general Andrés Ascensio (Giménez Cacho) en la década de los 30.

Ascencio es, al mismo tiempo, gobernador de Puebla, así que se verá el entramado político mexicano.

"Leí `Las Memorias de Gonzalo N. Santos' (gobernador de San Luis Potosí), lo que me ayudó a entender las decisiones políticas.

"Y Roberto (Sneider, el director) ha tenido la idea de hacerme más corpulento. Cuando arranca la película ya es general, pero se le tienen que notar las chin... que se llevó en la Revolución", recordó Giménez Cacho.

Esta producción de 66 millones de pesos inició en la mente de Sneider hace siete años. "Definitivamente, hay referencias al momento histórico. Queremos retratar eso, porque es cuando se funda el estado mexicano de hoy, cuando llegan los generales revolucionarios y crean un cacicazgo, hasta los licenciados, egresados de las universidades.

"Pero la historia se centra en la relación amorosa entre Catalina y Ascencio", detalló el realizador.

La fotografía recaerá en manos del español Javier Aguirresarobe ("Mar Adentro"), con una propuesta de cámara en mano, apuntó Sneider.

La autora, Angeles Mastretta, señaló que su contrato estableció el poder opinar, mas no tener derecho a voto en las decisiones de la película.

"Los personajes ya existieron en el libro, cada lector creó el suyo. Ahora ese es el reto: que cada cosa imaginada por el lector sea convincente con lo que se verá en la película".