En octubre pasado el índice nacional de desempleo llegó al 10,2 por ciento, el más alto en 26 años. En algunos estados del país ese índice se aproxima al 15 por ciento.
Washington, EU.- La Reserva Federal espera una "reactivación lenta" de la economía estadounidense durante la cual se mantendrá elevado el índice de desempleo, según las minutas de la última reunión del Comité de Mercado Abierto divulgadas hoy.

Los responsables de la política monetaria en Estados Unidos calcularon, durante su reunión del 3 y 4 de noviembre, que el índice de desempleo será de aproximadamente el 9,7 por ciento durante 2010, y bajará a un 8,6 por ciento en 2011.

En octubre pasado el índice nacional de desempleo llegó al 10,2 por ciento, el más alto en 26 años. En algunos estados del país ese índice se aproxima al 15 por ciento.

Los miembros del Comité, que mantuvieron sin cambios la política monetaria que desde diciembre pasado tiene la tasa de interés de referencia entre el 0 y el 0,25 por ciento, expresaron en la reunión opiniones diversas acerca de las perspectivas económicas, aunque coinciden en que habrá una "recuperación lenta".

También discutieron sobre la cuantiosa intervención de la Reserva en los mercados financieros.

Desde diciembre del año pasado el gobierno de EE.UU. ha inyectado más de 1 billón de dólares en la economía y el sistema financiero para impedir que la recesión, iniciada en diciembre de 2007, se convirtiera en una depresión económica.

El Departamento de Comercio indicó hoy que, después de cuatro trimestres consecutivos de contracción, el producto interior bruto creció en el tercer trimestre de este año a una tasa del 2,8 por ciento.

Durante su reunión algunos miembros del Comité expresaron su preocupación sobre la capacidad de la economía para generar una recuperación que se sustente a sí misma sin la ayuda del Gobierno.

De acuerdo con las actas, algunos miembros del comité señalaron que no estaba claro en qué medida la mejoría reciente en el sector de la vivienda, el gasto de los consumidores y las condiciones generales de la economía reflejaban los efectos de los programas de estímulo gubernamental en los sectores de vivienda y vehículos automotores.

Asimismo, algunos miembros del Comité calificaron como "tentativa" la mejoría.

Señalaron que la terminación inminente de un crédito impositivo para los compradores de una primera vivienda, el incremento de las ejecuciones hipotecarias, y la terminación gradual de un programa de la Reserva Federal para la compra de activos respaldados por hipotecas, podrían frenar la recuperación.

Hace unas semanas, el Gobierno del presidente Barack Obama extendió hasta abril el beneficio fiscal de 8.000 dólares para los compradores de una primera vivienda, y lo amplió con un subsidio de hasta 6.000 dólares para los compradores de una segunda vivienda.

La Reserva Federal está a mitad de camino en su programa para la adquisición de unos 1,25 billones de dólares en activos respaldados por hipotecas, y de 175.000 millones de dólares en títulos de deuda emitida por agencias como las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, y los Bancos Federales de Préstamo para la Vivienda.