Edgar L. González
El presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila, Luis Fernando García, advirtió del riesgo de violación a las garantías de las personas con la aprobación de la reforma judicial que permite el espionaje telefónico.
"Hay aspectos que pueden significar violación a derechos humanos, como el caso concreto de la seguridad jurídica, el derecho a la privacidad del domicilio, y a la intimidad de las personas", dijo.

El martes pasado el Congreso local aprobó una reforma judicial que faculta a la autoridad a intervenir llamadas telefónicas cuando se supone un delito.

El presidente de la CDHEC señaló también riesgo en la facultad que tienen los Ministerios Públicos de corregir actuaciones deficientes o equivocadas y que puedan actuar sin testigos de asistencia y secretario- abogado.

"Se puede prestar a que se altere alguna actuación en perjuicio de alguna persona", explicó.

Del espionaje telefónico o de cualquier medio de comunicación "también podemos pensar que está violando el derecho a la intimidad, inclusive el derecho al domicilio, porque si bien el ingreso no es físico, es a través de un medio de comunicación".

La reforma judicial en Coahuila, además de tener puntos favorables, también tiene aspectos negativos como la violación de tratados internacionales de México con organismos de derechos humanos, confirmó García Rodríguez.