Expresa el gobierno israelí su preocupación sobre la situación en ese país asiático y ha pedido a la junta militar que ejerza contención a la hora de aplacar a los manifestantes
Israel ha expresado al Gobierno de Myanmar (antigua Birmania) su preocupación sobre la situación en ese país asiático y ha pedido a la junta militar que ejerza contención a la hora de aplacar a los manifestantes contra ese régimen.

"Hemos expresado nuestra grave preocupación y pedimos al gobierno de Rangún que actúe con la máxima contención posible. Esperamos que el conflicto se resuelva de forma pacífica" , declaró hoy a Efe el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Mark Regev.

En un comunicado oficial de este departamento, con sede en Jerusalén, Israel ha apelado a Myanmar a que se abstenga de dañar a los manifestantes.

El Ministerio convocó al embajador de Birmania en Israel esta semana para pedir explicaciones sobre las manifestaciones en las que murieron al menos 16 personas en Rangún, entre ellas dos extranjeros y varios monjes.

Los funcionarios de Exteriores que se entrevistaron con el embajador de Myanmar manifestaron en un lacónico mensaje de que Israel espera que se reanude la calma y que las fuerzas de seguridad no empleen la violencia para dispersan a los manifestantes, informó hoy el diario "Haaretz".

Hasta la fecha, Israel se ha abstenido de comentar la situación en Myanmar ni la titular de Exteriores, Tzipi Livni, quien asiste en la actualidad al inicio del período de sesiones de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, ha hecho declaraciones al respecto.

Las relaciones bilaterales entre Israel y Myanmar se han deteriorado en las últimas cuatro décadas, aunque los dos países gozaron de unas relaciones más estrechas entre 1948 y los años setenta.

Y es que el país asiático obtuvo su independencia en 1948, año que se creó el Estado Judío, ambos en antiguos territorios controlados por el Reino Unido.

La antigua Birmania fue además el primer país del sudeste asiático que reconoció a Israel y estableció relaciones diplomáticas con este país.

En 1961, el primer jefe del gobierno israelí, David Ben-Gurión, visitó Birmania e incluso pasó algún tiempo en un monasterio budista en ese país.

La democracia acabó en Birmania en 1962 con un golpe de estado militar, de tendencia comunista, y desde entonces el país es gobernado por una junta, que renombró a la nación como Myanmar en 1989.

Un ex funcionario de las Fuerzas Armadas de Israel citado por el diario "Haaretz" reveló que en 1967 los dos países tenían acuerdos de armas y relaciones militares: Israel vendió a Birmania 30 aviones Spitfire y entrenó a técnicos birmanos.

Las Fuerzas Armadas israelíes incluso enviaron un agregado militar a Rangún, que posteriormente fue renombrada como Yangon.

Pero la Guerra de los Seis días de 1967 cambió el curso de las relaciones entre los dos países pues Birmania, miembro de los países no alineados, exigió a Israel que se retirara de Gaza, Cisjordania y los Altos del Golán.

Israel niega haber vendido armas a la actual Myanmar.