En la imagen, el actor Kevin Spacey, durante su intervención en FICOD'09, en Madrid. Foto el País
Rosa Jiménez/El País
Madrid, España.- La ponencia inaugural de Kevin Spacey hoy en la feria FICOD'09 en Madrid, junto al presidente de la Academia de Televisón, Manuel Campo Vidal, se ha desarrollado entre la comedia y los recuerdos personales, entre la seriedad y el lado clown de un actor tan entusiasta de las redes sociales que enseñó en directo a David Letterman en su late show en qué consiste Twitter.
Spacey, actor, productor, director y lo que se proponga, comenzó con un cercano monólogo sobre su educación en la infancia: "Allá donde vayamos, nuestra educación va con nosotros. La cultura es el mejor embajador para cualquiera. Dice mucho de nosotros, de nuestro respeto a los demás y nuestra creatividad".

"Tuve buenos profesores que promovieron mi talento y creatividad. Hoy soy lo que soy por ellos. Tenemos que enseñar a los jóvenes a desarrollar su talento, comunicarse y trabajar en equipo. La participación no es una opción, sino una necesidad. Expresarse en libertad es un reto", ha recordado.

Después puso el peso de sus vivencias en las nuevas tecnologías. El celular, en casi todos los bolsillos en todas partes del mundo ha cambiado los hábitos de comunicación. "Ya no sólo se tiene música en el teléfono, sino toda una colección de películas. Se pueden descargar, tuitear lo que nos parece y compartir comentarios en Facebook con los amigos desde el teléfono", dijo entusiasmado. Y aprovechó para mandar una advertencia a los todavía reticentes: "Muchos lo temen, pero para los músicos y los creadores de cine esta manera de comunicarse es una oportunidad. Tenemos que cambiar la opinión de los que aún son reticentes para que abracen esta tecnología y sus bondades".

Spacey evidenció la facilidad de uso y relevancia con las redes sociales provocando la risa y complicidad del auditorio: "Los que están aquí van contando en Twitter cómo lo hago haciendo. El mundo sabrá lo mal que lo hice antes de que deje esta sala gracias a Twitter. Como hemos visto con Brüno, Facebook y Twitter pueden llenar o vaciar las salas de cine".

Como productor acaba de hacerse con los derechos para rodar una película sobre Facebook. No era el único de la industria del cine con interés, pero quizá el que más claro lo vio. "Al principio no sabíamos bien la historia de Facebook pero el fenómeno lo merecía", se justifica. Con la cantidad de usuarios y expectación que tiene esta popular red social es fácil que la película sea un éxito de taquilla.

El actor ha destacado además la importancia que han tenido las redes sociales en la llegada de Obama a la Casa Blanca. "Dentro de 10 años hablaremos de la capacidad de Obama para comunicar y convencer en todo tipo de formatos y plataformas. Ha marcado un hito" se ha congratulado mientras jugaba a escanciar agua en el escenario.

"Creo en el cine, en los chicos, en el teatro, en el arte, en la cultura, en el talento y en la red", ha sido su alegato final, porque ha resultado imposible retomar el discurso. El diálogo entre Campo Vidal y el actor ha quedado interrumpido por las bromas de este último, las risas del auditorio y la complicidad de los traductores, que se han convertido en un personaje más de la escena.