La Paz, Bolivia.- Fuerzas militares y policiales ocuparon el jueves el aeropuerto de esta ciudad, el más importante del país, después de que ejecutivos de una unidad local de control aeroportuario retuvieran varios aviones comerciales, entre ellos de American Airlines, para reclamar pagos considerados ilegales.
El ministro de Obras Públicas, José Kinn, dijo a la prensa de Santa Cruz que ``unos 100 militares'' en total intervinieron en la operación y que de momento todo el personal del control aeroportuario de la unidad observada fue relevado y que ya ha sido designada una dirección interina.

Ante la susceptibilidad que despertó la llegada poco después de la toma de un avión militar venezolano en organizaciones cívicas cruceñas, Kinn rechazó versiones de que el arribo era parte de la operación y que la nave trajera militares de ese país. Insistió en que vino a buscar a becarios bolivianos que estudiarán en esa nación.

El viceministro de Gobierno (Interior), Rubén Gamarra, dijo a la televisora ATB que el aeropuerto internacional de Viru Viru, en el oriente del país, fue intervenido por decisión del gobierno y que en la operación al menos un militar resultó herido de bala. Agregó que tres empleados de la unidad fueron detenidos con armas de fuego.

``Lo que hemos hecho es la toma de control de las operaciones técnicas aeroportuarias de Viru Viru, este operativo fue a través de un despliegue de efectivos de la fuerza aérea que por ley tienen atribuciones para resguardar las instalaciones aeroportuarias de patrimonio e interés nacional'', indicó Gamarra.

La oficina de informaciones de la empresa privada que gestiona el aeropuerto, Sabsa --de capitales españoles--, informó a la AP que los vuelos hacia y desde la terminal, tanto internacionales como nacionales, son normales.

La decisión del gobierno fue tomada, según declaraciones a la prensa cruceña del director de Aeronáutica Civil Javier García, después de que la Unidad Administrativa Desconcentrada AASANA Santa Cruz (UADASC) retuviera, el martes, a un avión de American Airlines que debía partir a Miami con 140 pasajeros y a uno de otra línea privada.

Los ejecutivos del organismo local se tomaron la atribución, desde el 11 de octubre, de reclamar pagos en efectivo y ``bajo el ala'', sobre la marcha, de entre 1.000 y 2.000 dólares por concepto del uso del aeropuerto, pese a que las líneas deben hacer el pago a cuentas de Administración de Aeropuertos y Servicio Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA).

Los conflictos de la unidad y su cabecera en La Paz se iniciaron hace dos meses, cuando empleados de la UADASC rechazaron la designación de nuevos ejecutivos desde la sede de gobierno. Los funcionarios acusaron al gobierno de Evo Morales de intentar desplazar a los funcionarios de trayectoria para poner a militantes.

Varias redes de televisión transmitieron imágenes de un amplio despliegue de las fuerzas de seguridad en los alrededores de Viru Viru. También reportaron intentos de al menos un enfrentamiento en las afueras de la terminal entre empleados de la unidad y militares y policías, que recurrieron al disparo de gases lacrimógenos.

Varios funcionarios indicaron que la operación fue encabezada por el propio comandante de la Fuerza Aérea de Bolivia (FAB), general Luis Trigo, pero el vocero de las fuerzas armadas, coronel Ernst Aguirre, dijo a la AP que no cuenta con informes que acrediten esa versión.

García declaró que Viru Viru ``se ha militarizado hasta que se estabilice, que se tenga certeza (en el) gobierno de que no hay más disturbios y que se va entrar a negociaciones con agentes, se va ordenar a Santa Cruz (la UADASC) haciendo respetar la institucionalización AASANA''.

``Ojalá fuera muy corto tiempo'', dijo sobre la duración de la intervención.