Foto: Archivo
El Universal
La necesidad de una estabilidad económica y emocional, obligó a la ex futbolista alemana Eva Roob, quien militara en el Nuremberg de la segunda división de la Bundesliga, a dejar el deporte que tanto le apasiona para incursionar en el entretenimiento para adultos
El futbol, es un deporte que poco a poco ha ido ganándole terreno a otras disciplinas, incluso en la actualidad abarca dimensiones que hace algunos ayeres ni siquiera imaginaba, donde cada vez son más las mujeres apasionadas por este deporte, el cual por varios años fue llamado: "El deporte del hombre".

A pesar de la gran afición que se ha despertado en las mujeres, éstas no reciben el sueldo de todo futbolista profesional, por lo que es casi imposible que una futbolista viva de lo que gane en la cancha, viéndose obligadas a ejercer otra profesión para llevar el sustento a casa y tener una vida digna.

Fue precisamente por la desigualdad salarial existente entre hombres y mujeres, que la futbolista alemana Eva Roob se vio obligada a dejar el futbol a los 23 años para dedicarse de lleno al entretenimiento para adultos, trabajo que le deja muchas más ganancias de las que les daba el balompié cuando militaba en el Nuremberg de la segunda división de la Bundesliga:

"A veces acababa las escenas sexuales a las cinco de la mañana y a las diez tenía que entrenar. Dejé el futbol porque mi trabajo me gustaba mucho más" , declaró Eva Roob, quien en el cine XXX es conocida como Samira Sammer, profesión que compaginaba en su momento con sus estudios.