Sally Aguayo
Saltillo, Coah.- Ser madre no es fácil, y combinar la profesión con el hogar es peor. Sin embargo, hay quienes afirman que a pesar de todas esas presiones, desveladas y estrés, la mejor satisfacción es el poder llegar a casa y ver a los hijos, pues son ellos quienes le dan sentido a cada minuto de trabajo.
Sí, para la comandante de la Cruz Roja, Ofelia Aranda Sánchez, de 34 años, originaria de Concepción del Oro, Zacatecas, querer es poder, y los sacrificios siempre son recompensados. Por Dios y por la vida misma.

Ofelia, como es conocida por sus compañeros, es enfermera titulada, emigró desde los 16 años a la ciudad de Saltillo, donde estudió enfermería y después de titulada se casó con Juan Martín Ríos Luna, con quien procreó a sus cinco hijos, el mayor de 13 años y el menor de seis.

Para ella no existen imposibles y afirma que a sus 34 años es feliz en toda la extensión de la palabra, pues asegura que ha sabido cómo combinar su desarrollo como madre y el de profesionista que es.

-¿Cómo llegó Ofelia Aranda Sánchez a ser comandante de la Cruz Roja?-

"Llegué aquí hace un año, aproximadamente. Vine a buscar trabajo como enfermera que soy, sólo que la única vacante era la de comandante, así que acepté. Sin embargo, espero poder ejercer lo que estudié y lo que amo, que es mi profesión".

-¿Cómo se divide el trabajo en casa?-

"En mi casa todos somos un equipo. Mis hijos saben que sus padres trabajan y que lo hacemos por ellos, para que estudien y tengan una profesión que los respalde. Al fin y al cabo la única herencia que uno deja a los hijos es el estudio para que salgan adelante".

-¿Cómo es el trabajo en la Cruz Roja?-

"Extenso. Por turno se reciben cerca de 210 llamadas telefónicas; sin embargo, de esas sólo 30 son efectivas. Hay mucha gente, adultos y niños, que utilizan el 065 para jugar, no se dan cuenta de que estamos aquí para auxiliarlos y que el número no es para jugar".

-¿Qué la motiva a seguir adelante?-

"Mi familia. Tengo un esposo e hijos que me esperan en casa. Todo lo que hago, lo hago por ellos, por que estén bien, que nos les falte nada, que salgan adelante y ellos me responden de la misma manera. Saben que aunque su madre y padre no estén siempre con ellos, ese sacrificio que hacemos mi esposo y yo es recompensado el día de descanso".

-¿Cómo es un día de descanso para usted?-

"No se descansa, descanso en mi trabajo, pero uno como madre siempre tiene muchas cosas que hacer: ayudar a los niños, lavar, cocinar, simplemente estar con ellos, los días de descanso para mí son sagrados y son dedicados al 100 por ciento para mis hijos".

-¿Cómo toman sus hijos su trabajo?-

"Sin ningún problema, ellos lo ven normal, saben a qué me dedico y entienden mi trabajo, inclusive en mi casa es un equipo, todos colaboran desde limpiar la casa, lavar trastes, hacer de comer, cuidar al más pequeño de sus hermanos. Todos mis hijos son muy autosuficientes y eso ha permitido que estemos siempre unidos".

-¿Considera que hay limitaciones?-

"Nunca hay limitaciones, todo lo uno desee lo puede lograr, siempre y cuando lo quiera, y para uno como mujer el trabajo es igual, sólo hay que saber hacerlo, cualquier cosa que querramos, siempre hay que luchar para lograrlo".

-¿Qué le dice a las mujeres que se han limitado en la vida?-

"Que uno como madre, esposa y profesionista, puede hacer todo lo que se proponga con esfuerzos y dedicación. Jamás hay que dejar nada atrás, hay que luchar para conseguir lo que se desea y ser feliz. Yo ahora lo soy".


SEMBLANZA:
> Ofelia Aranda Sánchez es comandante de la Cruz Roja:

Es originaria de Concepción del Oro, Zacatecas. Tiene 34 años de edad.
Está casada con Juan Martín Ríos Luna. Es madre de cinco hijos.
El mayor tiene 13 años.
El menor tiene seis.
Recibe 210 llamadas telefónicas de auxilio por turno, pero sólo 30 resultan ser efectivas; las demás son hechas por bromistas.