El Universal
Washington.- Los problemas de la guerra de Irak tienen y tendrán impacto en el "paquete" de operación antinarcóticos con México, propuesto por el gobierno estadounidense, incluso en el tipo de equipos que enviarán a las dependencias de seguridad mexicanas si fueran aprobadas por el Congreso estadounidense.
De entrada, el "paquete" fue planteado por el gobierno del presidente Felipe Calderón como una expresión del compromiso estadounidense con la lucha antinarcóticos de México, pero algunos de los equipos que solicitaron originalmente están limitados por su uso en Irak.

Los mexicanos habían pedido al menos una docena de helicópteros tipo Blackhawk, pero es el aparato más utilizado en Irak y Afganistán; luego solicitaron helicópteros ARH70 (o Bell 407) y Bell Huey II pero en ambos casos hubo negativas.

"No tenemos excedentes de ese tipo", explicó un informante en el Departamento de Estado al responder a preguntas sobre la razones para rehusar los modelos solicitados. Un reporte militar indicó el año pasado que los helicópteros enviados a Irak eran usados a niveles tres veces mayores a los normales y la situación no ha cambiado.

De acuerdo con fuentes militares, las fuerzas armadas estadounidenses han perdido más de 100 helicópteros desde el inicio de operaciones en Irak al tiempo que su uso llevó a una reducción dramática de las capacidades disponibles. De acuerdo con estimaciones presentadas al Congreso, un 40% del equipo militar estadounidense está en reparación o en necesidad de ella.

A cambio, la propuesta enviada por el presidente George W. Bush al Congreso estadounidense plantea ocho helicópteros Bell 412, que tiene versiones militares y civiles.

En ese marco varias fuentes hicieron notar además que problemas políticos se unen a las limitaciones materiales creadas por la intervención militar estadounidense en Afganistán e Irak.

En ese contexto, la agrupación Human Rights Watch (HRW) demandó que el Congreso estadounidense imponga un "programa de certificación" de derechos humanos a la propuesta ayuda antinarcóticos estadounidense a Mexico.

La proposición encontrará probablemente partidarios durante los debates que se espera hará el Congreso estadounidense y que de hecho comenzaran hoy con una audiencia en el subcomité de Asuntos Exteriores para el Hemisferio Occidental de la Cámara Baja.