Excélsior
A raíz de la muerte del futbolista Antonio Puerta, del equipo español Sevilla, el doctor Juan López Taylor, director del área médica de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), señaló dos cuestiones: no entrar a demonizar la práctica deportiva, sino realizarla responsablemente, atendiendo los exámenes necesarios, partiendo de que con cada ejercicio se puede poner en riesgo la vida; y segundo, informó que su dependencia propondrá que se legisle sobre los gimnasios y clubes para que estén sujetos a un control mediante licencias oficiales.
"Aquí lo irónico es que el tipo de problema presentado por el jugador español no se encuentra en una prueba de esfuerzo. Así que además de la prueba, tiene que ver el historial, recoger datos de la persona y sus familiares", dijo López Taylor.

Tal circunstancia, sumado a una considerable cifra de decesos en los últimos años en plena actividad física, encendió la alarma sobre todo en las personas que practican deporte a nivel recreativo. Por su parte, el cardiólogo Gustavo Pineda, de la Universidad de Guadalajara, advirtió que no hay nada más peligroso que quererse sentir deportista de la nada.

Buscan regular gimnasios

Juan López Taylor destacó los pros y contras del ejercicio físico. La actividad debe ser supervisada a partir de que se trata de inculcar nociones sobre la educación del cuerpo.

-A raíz de la muerte del futbolista, ¿qué tan bueno es el esfuerzo físico?-

"Por más trágico que sea un hecho así, hay que seguir recomendando que es preferible hacer actividad física o un ejercicio controlado, prescrito adecuadamente y dependiendo de la edad con valoraciones médicas adecuadas. Y quiero hacer la diferencia entre actividad física y ejercicio. Ejercicio es una situación deportiva en la que me expongo a un esfuerzo, a un estrés. Y la actividad física no es así. Y la gente desafortunadamente confunde una cosa con la otra. Se interpreta que el salir a caminar, a trotar, es el mismo tipo de esfuerzo que un partido de futbol o de basquetbol. Y no es lo mismo".

-¿Es peligroso el hecho de que creemos que podemos hacer deporte cualquier día, después de estar parados mucho tiempo?-

"No puedo decir tanto como que es peligroso, pero no es recomendable. Y aquí nos vamos a la situación extrema de una fatalidad. No se trata solamente de un incidente trágico, simplemente puede haber una lesión, mínimo una fractura. La gente tiene que valorar y saber qué es lo que está haciendo. Una persona que no ha hecho nada de actividad física por mucho tiempo, que no está acostumbrada ni siquiera a caminar, a subir escaleras, lo recomendable es que lo haga de manera paulatina".

-¿Qué hay del uso de suplementos para el potenciamiento físico?-

"Aquí hay que partir de que si es una marca reconocida, valorada, uno no le ve el riesgo. Y conforme va pasando la edad, a lo que antes decíamos que con una dieta adecuada teníamos suficiente energía y complementos vitamínicos, pues hoy son recomendables los suplementos para tener más seguridad de que tenemos las sustancias para vivir en forma adecuada".

-¿Pero cree que hay un consumo responsable?-

"Creo que está demasiado extendido el uso. Pero también la gente lo compra, lo toma un par de semanas y lo deja de tomar porque no obtiene el beneficio que esperaba. Porque, sobre todo, sirven para proteger como antioxidantes el funcionamiento del organismo, pero desafortunadamente no se ve de manifiesto un cambio, que tal vez creían verse como Superman, ya lo dejan".

-¿Los gimnasios deben seguir un cuestionario previo con cada persona?-

"Hay uno que se llama PARQ, que son cinco o seis preguntas: te sientes mal, la presión, la cabeza, mareos, antecedentes familiares, etcétera, que si la persona responde positivamente en una de ellas, se debe consultar a un médico antes de hacer ejercicio. Todos los gimnasios lo deberían hacer. Empezar por la presión arterial y una toma sanguínea, que no significan grandes gastos".

-¿Hay algún tipo de control sobre los gimnasios privados?-

"No. Es justamente un tema que queremos poner a discusión de la Cámara de Diputados, un tipo de ley en el cual los gimnasios o todo lugar donde se haga actividad física debe tener la debida acreditación, una licencia para funcionar. Alguna gente dirá que es una exageración, pero es algo que existe ya en muchas partes. Debe haber una licencia que acredite que la gente que está a cargo está preparada, sabe lo que está haciendo para resolver un problema de gravedad, como el perder el conocimiento o tener un infarto del miocardio".

-¿Cree que está demasiado liberalizado instalar gimnasios?-

"No tanto, lo que debe existir es un estándar dado por una instancia gubernamental. Debemos regular para brindarle seguridad a los usuarios. Desde los gimnasios a los clubes".

-¿El ritmo de vida actual aumenta los riesgos?-

"En cuanto más gente practica un deporte o realiza actividad física, tenemos un mayor riesgo. Hay un dato crudo: de cada 300 mil gentes y 300 mil horas.