San José, Costa Rica.- Los costarricenses acudían este domingo a las urnas electorales para decidir, en el primer referendo de su historia, si su país adhiere al tratado de libre comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos.
El director de Programas Electorales del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Héctor Fernández, señaló que la votación transcurría con normalidad en todo el territorio nacional, donde funcionaban 4.932 mesas electorales para recibir la votación de poco más de 2,6 millones de ciudadanos.

El jefe de la misión de la OEA, el canadiense Paul Duran, dijo en rueda de prensa que sus más de 80 observadores pudieron constatar que "el proceso se está desarrollando ordenadamente, de acuerdo con lo previsto, y con un gran espíritu cívico".

"Nosotros instamos a los ciudadanos a que sigan votando, con ese civismo que siempre ha caracterizado a los costarricenses", declaró Duran.

Según reportes desde distintos lugares del país, la afluencia de votantes era nutrida en la mayoría de las juntas receptoras de votos, lo que parecía garantizar una participación superior al 40%, que era el mínimo legal para que el resultado del referendo fuera vinculante.

"Vine a votar porque es un deber de ciudadano, nunca antes habíamos tenido la posibilidad de ser diputado por un día para decidir un asunto tan importante", dijo a la AFP Sergio Morales, de 45 años, quien emitió su voto en una escuela del barrio de Sabanilla, en San José.

Adolescentes con camisetas del "Sí" y del "No" se dedicaban a orientar a los votantes hasta las mesas electorales, mientras otros repartían refrescos y emparedados a los fiscales de mesa que vigilan el proceso de votación.

"Aquí estoy desde las seis de la mañana y aquí me voy a quedar trabajando todo el día, hasta que se recoja el último voto en contra de ese TLC que nada beneficia a Costa Rica", afirmó una joven que dijo llamarse Ligia y que apoyaba el movimiento del "No" en una escuela del barrio Betania de la capital.

Con el referendo, Costa Rica buscaba poner fin a una discusión que ha dividido a sus ciudadanos desde 2004, cuando fue firmado el tratado entre Centroamérica y Estados Unidos.

De aprobarse el "Sí", se estaría ratificando automáticamente el TLC, conocido como CAFTA por sus siglas en inglés. De aprobarse el "No", el país quedaría fuera de ese convenio comercial en el que participan Estados Unidos, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana.

Según la última encuesta de la empresa Unimer, dada a conocer el miércoles por el diario La Nación, el "No" encabezaba las intenciones de voto con el apoyo de un 55% de los electores que en ese momento estaban decididos a votar, contra un 43% de los que promueven el "Sí" al TLC.

Un total de 2.654.627 personas mayores de 18 años estaban facultadas para emitir su voto en una papeleta sin más opciones que un "Sí" y un "No".

Las urnas permanecían abiertas durante 12 horas y se esperaba que el TSE diera su primer informe hacia las 20H30 locales (02H30 GMT).

Unos 7.000 policías del Ministerio de Seguridad Pública tenían a su cargo la seguridad de los centros de votación y del materialelectoral.

El TLC es apoyado fundamentalmente por el gobierno y los sectores exportadores, mientras que es rechazado por una coalición de organizaciones sociales, universidades públicas y sindicatos.

Varios miles de representantes de la Alianza Ciudadana por el "Sí" al TLC, que encabeza el propio presidente Oscar Arias, y del Movimiento Patriótico contra el TLC, cuyo coordinador es el rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica, Eugenio Trejos, se encargaban de supervisar el proceso.

Asimismo, la Organización de Estados Americanos (OEA) destacó 80 observadores, que encabeza el propio secretario general de la institución, el chileno José Miguel Insulza.